"Que Diego sepa que me voy a morir por la camiseta"

Gonza asegura que está "con la máxima predisposición posible" para tener su chance con Maradona. "Me la jugué al 100% al decirle no a Francia", recuerda.
Todavía le cuesta hablar de la Selección. Viene de su mejor temporada en Europa, goleador del Real Madrid, que aun en crisis es el siempre pesado Madrid, y el camino de regreso parece empantanado por razones no confesadas.

-Gonzalo, se dice que para la doble fecha de Eliminatorias, ante Brasil (5/9) y Paraguay (8 ó 9/9), tenés un 50% de chances...

-Yo estoy tranquilo, hasta que se dé la lista no lo voy a saber. Por eso quiero hacer una buena pretemporada con el Real Madrid y seguir con la ilusión máxima de estar ahí.

-Le metiste cuatro goles al Málaga y al día siguiente Maradona dijo que si seguías así ibas a tener tu posibilidad. Pero luego no te llamó. ¿Creés que ahora se te da?

-Yo espero con ganas e ilusión. Estoy muy esperanzado de poder ir a la Selección, para eso trabajo. Y el día que me toque que Diego sepa que acá tiene un jugador que va a morir por esa camiseta y que está con la máxima predisposición posible.

-Le dijiste que no a Francia, pero llevás mucho tiempo afuera...

-Pasaron una serie de cosas... Yo me la jugué al 100% diciéndole no a Francia porque mi corazón es argentino y me siento así. Estoy muy entusiasmado de poder integrarme y dar lo máximo.

-¿Cómo te sentiste cuando Maradona cenó en el restaurante Demaría, de Madrid, con cinco jugadores y no te incluyó?

-No es un tema para entrar en detalles porque no lo veo trascendental. Pero te repito: que Diego sepa que acá tiene un jugador que va a morir por esa camiseta.

-Cuando no fuiste al Mundial Sub 20 de Canadá se dijo que el Madrid te había puesto trabas y también que vos no pusiste voluntad. ¿Esa historia pesa?

-No es un tema para seguir hablando, ya se habló en su momento. Y la verdad, ya dije, estoy con muchas ganas, no creo que haya que preguntar más de la Selección.

-Pero a la Selección le falta gol. ¿Cómo te sentirías más útil? ¿De punta o de mediapunta?

-De las dos maneras me siento cómodo. Jugué en los dos puestos.

-Pasemos al Real Madrid. Ahora debés ganarte un lugar con Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema...

-Espero que... Va a ser una alegría compartir cancha con ellos. Pero yo si quiero jugar, pese a los 22 goles de la temporada pasada, tengo que matarme en la pretemporada. Mostrarme de la mejor manera para demostrarle al entrenador que puedo ser titular en este plantel.

-Por los informes de prensa, está claro que sos uno de los que el Madrid no quiere vender.

-Es una alegría saberlo. Espero devolver esa confianza en la cancha.

-¿Te sentís galáctico?

-Somos todos jugadores del Real Madrid. Eso lo importante...

-¿Qué referencias podés dar de Pellegrini?

-Ya había conversado con él cuando enfrentamos al Villarreal. Es un técnico de jerarquía y ojalá lo haga de la mejor manera.

-El Barcelona viene de ganar todo. ¿Cambió el ánimo en el Real Madrid con la llegada de las figuras?

-No cambió el ánimo. Lo clave del Madrid es que no nos fijemos en el Barcelona, debemos pensar en nosotros.

-Y si jugás con Kaká y Ronaldo, ¿cuántos goles pensás que podés meter si sin ellos fueron 22 en la Liga?

-Eso no lo podés saber. Lo importante es que son dos jugadores de clase mundial, ambos con un Balón de Oro, desequilibrantes y que van para adelante.

-¿A Ronaldo lo preferís adelante o en el medio?

-Son decisiones del técnico. Puede jugar en distintos puestos porque es un crack y va a rendir en el medio o adelante.

-El técnico anterior, Juande Ramos, te sacó tras la eliminación de la Champions ante el Liverpool. ¿Sentiste que te transfería una responsabilidad? ¿Con Pellegrini puede pasarte lo mismo?

-Pero después yo terminé jugando la Liga con Ramos. Son decisiones que toma el entrenador y hay que respetar. El lo vio necesario y no lo vi como una culpa hacia mí, ni pienso que me pase algo parecido con Pellegrini.

-A los 18 años debutaste en River, a los 19 ya eras campeón con el Madrid. ¿Qué creés que tenés de diferente?

-Siempre tuve la cabeza bien acomodada, sé cómo debe ser un profesional, que todos los días hay que trabajar al máximo. Y creo que el entorno es muy importante. Gracias a Dios el mío me ayudó mucho. Cuando yo llegué al Real Madrid me sentí una persona y un jugador como cualquier otro, quizá con menos trayectoria que otros porque era joven. Y sabía que para jugar iba a tener que matarme y privarme de cosas. Si dejaba Argentina y me alejaba un poco de mi familia era para triunfar.

-¿Qué significa cuando decís "matarme"?

-

En el buen sentido de la palabra. En ir a por todas (sic), no rendirme. Hubo épocas que estuve mal y me ayudó mucho mi familia. Así que no tengo que arrepentirme de nada.

-¿De qué te privaste?

-El jugador del Madrid no puede vivir como una persona normal. Está muy expuesto a la prensa y hay cosas que hacía con mis amigos que ahora en Madrid no las puedo hacer, por una cuestión de responsabilidad.

Comentá la nota