Diego los quiere volver Loco...

Diego los quiere volver Loco...
Maradona citó a Palermo para el clásico con Brasil. No lo piensa de titular, pero igual esconde su táctica. Martín sabe que su vida es de película... Cuidate, Dunga.
"Es lo único que le falta a Martín. Meterle un gol a Brasil y clasificar a la Selección al Mundial. Cierra su vida de película".

No es ficción: Diego Maradona convocó a Martín Palermo para el partido del sábado con Brasil (y el 9 de septiembre en Paraguay). Nueve años después de la última vez de Martín, el Diez le da la chance de ponerse de nuevo la camiseta argentina. Y en el mundo íntimo del Loco sueñan con un final feliz...

Cerca de las ocho de la noche, el entrenador le hizo el anuncio oficial al goleador de Boca. "Martín, tengo algunos heridos. Y como vos estás haciendo un trabajo bárbaro, quiero que te sumes a la Selección", arengó por teléfono. Ya había pasado el raid mediático de Palermo para responderles a los barras desubicados de Boca que le tocaron el orgullo el viernes pasado. La sensación de rebeldía, de injusticia, cambiaba por una de plena satisfacción. "A las cuatro en Ezeiza", fue la cita a la que le dio el sí. Hoy irá a Boca a buscar sus botines y partirá hacia el predio.

Entre tantas declaraciones, una vez Diego anunció que cuando convocara a Palermo iba a ser para jugar. Con esa intención lo llamó para el amistoso con Panamá (no pudo ir por un compromiso con Boca). ¿Y ahora? "Si digo que voy a arrancar con tres delanteros y escucha Dunga, me vendo. Vamos a tratar de sorprenderlos. Pondré al que vea en mejores condiciones, yo no me caso con nadie", distrajo Maradona en Rivadavia. ¿Significa que pueden ir dos chiquitos y el Loco como referencia de área? No, no es para tanto el optimismo que rodea a Palermo.

La convocatoria se abrió gracias a que Diego Milito está con una molestia física. No hubo desafectados del plantel, pero el cuerpo técnico se reunió y decidió ampliar la lista para achicar el margen de error. Así, se citó también a Rolando Schiavi (había quedado como resguardo por Burdisso una vez que Maradona se decidió por Sebastián Domínguez) y apareció por primera vez Rodrigo Braña (por una lesión muscular de Battaglia). La idea que maneja el cuerpo técnico es tener a Palermo como alternativa. Hoy Agüero o Tevez es la duda sin ganador (Diego está más inclinado por el Kun), y atrás viene Licha López. Aunque no suena descabellado pensar en Palermo como un cambio revulsivo si hay que tirar centros contra Lucio y Juan en el área de Brasil. Se verá. Incluso qué rol debe asumir Palermo en un plantel repleto de estrellas.

El Loco no se esperaba la convocatoria. El delantero de 35 años, 1,87 metro y 85 kilos viene de hacerle un gol a Lanús, aunque no había ningún indicio maradoniano. Por eso la alegría lo desbordó. El sabe que la idea es aprovechar su aporte desde afuera, situación que no atenta contra su ego. Todo lo contrario: se siente halagado por el llamado, aun cuando lo saca de circulación de Boca para el partido del jueves contra Newell's por el Apertura.

Diego ya había anunciado en una extensa nota con Olé que descartaba jugar con tres delanteros en el futuro inmediato. Que necesitaba trabajo, tiempo de vuelo en las prácticas. Palermo, si bien en los últimos dos partidos en Boca fue poco abastecido, le aporta una variante para el plantel: juego aéreo en el área rival (así gritó el domingo, partido que Maradona siguió por televisión). Agüero no cabecea. Tevez, pese a su primer gol en Manchester City contra el Crystal por la Copa de la Liga, un poco. Y Leo Messi, si bien usó la cabeza en la final de la Champions, no se hace fuerte por arriba. La cuestión pasa por encontrar distintas fórmulas. Por volver Loco a Brasil.

Comentá la nota