Diego Mosquera se excusó de ir declarar ante la Justicia por su enriquecimiento ilícito

Diego Mosquera se excusó de ir declarar ante la Justicia por su enriquecimiento ilícito
Política: El secretario privado del gobernador Arturo Colombi no se presentará en la tarde de este jueves, tal como se esperaba, ante el fiscal y el juez que lo investigan. Aduce haber tenido que viajar a Buenos Aires para realizar gestiones oficiales, algo que en rigor de verdad es una simple excusa para estirar los tiempos legales.
Fuentes judiciales revelaron a Corrientesnoticias.com que el secretario privado del gobernador Arturo Colombi, Diego Mosquera, no se presentará este jueves ante el juez y el fiscal que lo investigan por enriquecimiento ilícito, anunció que hizo oficial mediante un escrito presentado por sus abogados defensores.

El joven y polémico funcionario, asegura estar en Buenos Aires realizando gestiones oficiales, aunque fuentes de Casa de Gobierno cercanas al gobernador Colombi revelaron que Mosquera viajó efectivamente a Buenos Aires pero con el sólo objeto de evitar su presentación.

En los primeros días de la semana, los defensores de Mosquera presentaron ante la justicia un pedido de eximición de prisión, previendo que tras su declaración pueda quedar detenido, lo que demuestra con claridad la falta de tranquilidad en el entorno del Moyano que es clasificado por los círculos políticos locales como uno "de los nuevos ricos correntinos".

Fuentes judiciales adelantaron que la no presentación desembocará en una nueva citación cuya fecha aún no se sabe, pero que se estima que volverá a ser esquivada por Mosquera quien el fin de semana pasado viajo hasta la ciudad de Asunción del Paraguay donde, aseguran, estuvo averiguando para alquilar una propiedad en una zona cercana a donde reside el ex ministro de salud pública de la provincia Juan Pedro "El Vasco" Schaerer.

Casi sin querer las vueltas de la vida muestra sorprendentes similitudes entre uno y otro. Ambos, Mosquera y Schaerer, fueron secretarios privados de gobernadores cuestionados por los escándalos de corrupción. Los dos tuvieron problemas con el mismo avión oficial, el Cesna Citatión sanitario que usaron para cuestiones personales y también los dos quedaron bajo la lupa de la Justicia por su enriquecimiento inexplicable.

Pero como si eso fuera poco, sus jefes políticos, Arturo Colombi y Raúl Rolando "Tato" Romero Feris, ante el aislamiento político que sufrieron en los últimos años terminaron aliados, reta saber ahora si Mosquera y Schaerer tendrán el mismo final, por ahora, viviendo casi de vecinos en el Paraguay.

La causa contra Mosquera se inició meses atrás, cuando inspectores de la Administración federal de Ingresos Públicos, AFIP, detectaron en el Banco de Corrientes SA dos cuentas de caja de ahorro; una a su nombre y la otra a nombre de su esposa Verónica Brest, donde pese a que eran cuentas sueldos, había depositados $2.602.259 y $1.448.893 respectivamente.

La misma investigación detectó además que Mosquera había realizado gastos en el último año por una cifra superior al millón de pesos con tarjeta de débito y que había adquirido además de costosas propiedades, una de las cuales remodeló a un elevado precio para utilizarla de vivienda permanente, y vehículos importados también de un alto valor en el mercado.

En definitiva, ni los gastos, ni los depósitos se compadecían con los ingresos del matrimonio que, en conjunto no superan los 8.000 pesos. Esto originó una investigación judicial durante la cual los inspectores de la AFIP no sólo ratificaron sus dichos sino que además aportaron la documentación correspondiente.

La repuesta de Mosquera, del Gobierno de la provincia y del Frente de Todos en su conjunto fue que se trataba de una maniobra para perjudicar al gobernador Arturo Colombi, y para ello argumentaron que por un error de sistema se habían corrido las comas de las cifras reales que estaban depositadas, algo que de haber sido cierto hubiera afectado a muchas cuentas y no sólo a la de Mosquera y esposa comos e pretendió hacer aparecer.

Hasta el mismo presidente del Banco de Corrientes SA, Orlando Costaguta, se animó a poner la firma en un documento que ratificaba esa teoría y que fue presentado a la Justicia. Ese documento llevaría al banquillo de los acusados también a Costaguta, ya que posteriores auditorias del Banco Central determinaron que la información allí dada no era la correcta, que no era otra que la ofrecida por los inspectores de la AFIP:

Es que la auditoría del Banco Central, habría determinado que tras la denuncia de los inspectores de la AFIP, "alguien", fuera del horario bancario y con una clave de la presidencia de la entidad crediticia provincial, ingreso a las cuentas a nombre del matrimonio Mosquera y las adulteró reduciendo las cifras allí depositadas.

La maniobra quedó grabada en los registros informáticos y eso fue detectado por los auditores del Banco Central que ya tiene en la mira no sólo a quien realizó el cambio, sino también al gerente de sistema de la entidad, Germán Abdala, y al directorio del Banco.

Para agregar más suspicacias al caso, el gerente general del Corrientes, Orlando Sosa, fue obligado a renunciar, aunque fue indemnizado con $500.000 y un sorpresivo viaje a los Estados Unidos.

Los medios de comunicación locales, con muy contadas excepciones, siempre callaron la cuestión y se mostraron tan cómplices como quienes pretendieron justificar la existencia de esos millones en las cuentas del matrimonio Mosquera. Desde el gobierno en tanto nunca se dijo una palabra de la cuestión.

Comentá la nota