Y Diego no se va, ¿y Diego no se va?

Y Diego no se va, ¿y Diego no se va?
"Voy a ver si sigo", amenazó Maradona. Volvió a estallar con Bilardo por no ir a Inglaterra, pero su entorno dice que no renuncia. Quiere lejos al Doctor y cambios para el Mundial. ¿Cómo jugará Grondona?
El Mini Cooper azul cruzó el portón del predio a toda velocidad. Iba con las balizas encendidas, aunque no pensaba parar. Atrás, luego de acatar la orden de hacer silencio, aceleraron Lemme y Mancuso. El primero de la fila parecía el Maradona de Boca, el día que entró volando para pelearse con Macri por los premios. Pero era el Maradona entrenador de la Selección después de un día de furia. Ya pisaba las 20.50 cuando Diego se abrió camino entre los varios periodistas que aún hacían guardia para saber si realmente pensaba en dejar su cargo después de una hipotética clasificación al Mundial... Terminaba otro día largo, contradictorio, pero con una sensación final: Diego no quiere renunciar, aunque para ir al Mundial desea imponer algunas condiciones...

Pasado el mediodía se filtró que Diego estaba enojado porque Zabaleta jugó el lunes para Manchester City y vino desgarrado. Pero su dedo acusador no señalaba al futbolista sino a Bilardo: él piensa que el manager debió viajar a Inglaterra para negociar personalmente que el lateral no jugara (tampoco Tevez), aunque el club estaba en su derecho de usarlo. En el círculo íntimo de Maradona cuentan que el viernes le sugirió al Doctor que se tomara un vuelo, y no tuvo respuesta. Les pidió por teléfono a sus muchachos que no jugaran, algo que no consiguió. Sólo él lo hacía cuando era Diez. "Es brujo: Diego tenía el pálpito de que se le iba a lesionar un jugador. Lo mismo ocurrió la otra vez con Jonás", susurraron desde adentro. Una vez terminada la práctica, que arrancó con una imagen impactante del técnico (los primeros 20 minutos estuvo apagado, recién al rato se prendió y fue un Maradona jugadorista), enfiló derecho adonde esperaba un grupo de periodistas conocido por él. Ahí detonó: "Alguien tenía que viajar, pedirlos y traerlos (a Tevez y Zabaleta). Nosotros tenemos dos partidos terribles, Manchester tenía 100 puntas para jugar. Otra vez se nos escapa la tortuga... Hay que convivir con esto. Después de la clasificación voy a hablar, tengo todo en la computadora, voy a ver si sigo con mis condiciones. Si no, hablaré con Julio de buena manera, porque siempre se portó bien". Sí, voy a ver si sigo, declaró.

Al rato, cuando le avisaron que en la conferencia de prensa de Romero, Jonás y Demichelis los periodistas preguntaban sobre una posible renuncia suya, intentó bajarle decibeles. Cuentan distintos testigos que Maradona se embaló y ¡bajó de la concentración! para copar la parada, agarrar el micrófono y aclarar que quiere continuar. Llegó un minuto tarde, cuando la sala ya estaba vacía... Entonces utilizó a sus satélites. "Habrá Mundial con Diego", se divulgó.

Hay un detrás de escena de esta movida inoportuna a días de jugarse la vida con Perú y Uruguay. Una guerra fría que ya no se oculta: Maradona vs. Bilardo. Por él empiezan las condiciones que le pedirá Diego a Grondona (el presidente de AFA se comunicó con el DT y le anunció que hoy irá a Ezeiza). Son cuatro puntos, según su mirada, que lo hicieron estallar: 1) Bilardo quiso dar la lista del partido con Ghana mientras el DT estaba en Italia y blanqueó nombres a la prensa. 2) Le objetó la citación de Ortega. 3) No provocó el encuentro con Batista sino que fue Diego quien levantó el teléfono (Checho también anda mal con su ex entrenador). 4) En su evaluación, Bilardo no hace bien su trabajo. En principio no quiere que lo echen, sí que lo alejen. Se busca cualquier flanco que deje para debilitarlo.

La otra condición de Maradona será armar su equipo de trabajo. Ahora acepta que no se sume Ruggeri, en todo caso pedirá a Mohamed o Gamboa. Y ratificará a Mancuso (no a Lemme, del riñón de Bilardo). Allí aparece otro dato relevante: el contrato de los colaboradores de Diego vence el 4 de noviembre. Un rumor dice que Grondona quiere separar al hombre incondicional del DT. Del lado de Diego lo desmienten. Si le tocan a Mancu, ahí sí renuncia. Bilardo, igual, no se dio por aludido. Se fue a las 19.30, dos horas antes que el resto...

Se cuenta que en la conferencia de mañana, el DT desactivará la bomba. Habrá que ver hasta dónde llega la paciencia de Grondona, el jefe. Por ahora no se va. Pero como dice alguien que lo conoce bien, Diego es minuto a minuto...

Comentá la nota