El día que Diego casi se va de la Selección

Se plantó y quiso renunciar. Por ahora, lo calmaron y viajará a Escocia. Nadie sabe qué pasará a la vuelta.

Por: Marcelo Argüelles, Julio Chiappetta

Ni siquiera entró a una cancha para dirigir un entrenamiento y Diego Maradona mantuvo el primer gran choque con Julio Grondona que casi provoca que se baje del sueño más grande que le queda a su vida deportiva. Fue un día de furia. Que bien podría sintetizarse como el día en que Maradona casi renuncia a la DT de la Selección nacional. Al mediodía se produjo la proyectada reunión entre Diego y Carlos Bilardo, en la quinta que el secretario técnico posee en General Rodríguez. Maradona llegó con la firme postura de que Oscar Ruggeri fuese sí o sí su principal ayudante de campo. Bilardo quiso persuadirlo, sabiendo que la cuerda se tensaba al límite, pero no pudo. "Que Julio me defina lo de El Cabezón porque sino yo no sigo. Si Ruggeri no sube al avión para Escocia, yo tampoco voy", se puso firme El Diez. Ante semejante cuadro de situación, Bilardo no tuvo más remedio que llamar por teléfono al presidente de la AFA y transmitirle el ultimátum del DT. La respuesta de El Capo no dejó lugar a la más mínima duda: "Que Ruggeri vaya a trabajar donde quiera, pero no en la AFA".

El estallido se había producido. Había que apagar el incendio. Maradona, a lo Maradona, no estaba dispuesto a bajarse de lo que entiende es una de sus obligaciones: armar el cuerpo técnico con gente leal. "¡Hasta cuándo va a seguir esta película! Te gana ésta y después te define el equipo", gritó fuera de sí. Bilardo trató de calmarlo. "No hay apuro, Diego. Vamos a Escocia y a la vuelta lo decidimos", apaciguó el doctor, quien acercó el nombre de Miguel Angel Lemme a los ya conocidos de Héctor Enrique y Miguel Angel Brindisi. Grondona llegó a la AFA tan caliente como se fue horas más tarde. Allí se reunió con su gente de mayor confianza: José Luis Meiszner, Noray Nakis, Eduardo Deluca y Luis Segura. "Yo a Ruggeri no lo pongo ni loco en la Selección. Es como si a Maradona lo juntaran con Cóppola o a Bilardo le pusieran al lado a Menotti", les dijo el presidente.

Maradona no habló. Ni siquiera con los medios afines. Fue todo un indicio de su enojo. Se fue a su casa, en Ezeiza, y luego a Villa Devoto para festejar el cumpleaños 81 de su papá. Pero, anoche, el propio Bilardo dijo que lo más conveniente es viajar a Glasgow y definir la situación al regreso. Después hay tiempo hasta diciembre (si se confirma un amistoso en el interior) o febrero (cuando se enfrente a Francia) para incorporarlo. Un integrante del entorno de Maradona fue más allá. Le confió a Clarín que hace dos días Ruggeri intenta comunicarse con Grondona, pero que el presidente no le atendió el teléfono. "Hay cosas que en la vida no se pueden arreglar. Si sabe que Grondona no lo quiere, tendría que salir y decir: 'Yo me bajo'...".

Ya quedó definido que Raúl Madero, Homero De Agostino y El Pato Fillol no estarán en el cuerpo técnico de Diego. Que a Escocia viajarán Javier Swiatlo (ex médico de Boca y San Lorenzo) y David Rabellino (kinesiólogo del Sub 20). Hoy, a las 16, Maradona irá a Mar del Plata junto a Bilardo para asistir a los Juegos provinciales, como se había comprometido. Pero volverá en el día. A Glasgow irá Grondona. También Bilardo. Y Maradona...

Comentá la nota