Diego Armando equipo...

Diego Armando equipo...
Tras el cachetazo de Brasil, el DT quiere otra actitud, otra concentración, otra Selección... Piensa en algunos cambios para ir a Asunción: Tevez ya está descartado.
Ese sol que, según él mismo, había asomado tras un mes con lluvias de lesiones e incertidumbres, no fue el que lo despidió de Rosario, claro. Aunque el cielo recién se nubló más tarde en una ciudad que bajó a cero su nivel de euforia, ya se había oscurecido antes para la Selección. Maradona se llevó a Ezeiza todas las dudas que se les despejaron en los días previos a esta derrota. O más. Porque estos golpes dejan huellas, abren grietas, sacan jugadores... Por lo pronto, ayer Diego no sabía cuántos. Lo que sí tenía claro apenas despertó de esa pesadela que alguna vez fue publicidad, es que para el partido con Paraguay debe cambiar. Se lo dijo a lo suyos, lo pensó en voz alta. Y así se fue del hotel Ros Tower, con tiempo para definir cómo y quiénes, pero con la decisión tomada.

Algunos de los averiados que dejó la batalla del Gigante ya parecen darle pie para renovar la tropa en la guerra de Asunción. De adelante para atrás, Tevez quedó descartado por un esguince en la rodilla derecha y, aun cuando hubiese llegado a reponerse, el precio de esta derrota impondría un cambio de estrategia de ataque. Agüero, quien entró mal con Brasil, camina por la misma línea que Carlitos. ¿Será Milito, otro de ingreso poco productivo? ¿Le tocará a Licha López pasar de ni siquiera suplente a titular? Vale una aclaración: si con Burdisso sucedió al revés, de titular a nada, pues entonces es una opción permitida. ¿Y Palermo aparecerá para chocar contra su compañero Cáceres? Por lo menos, en un banco que también Diego tendrá que ir armando para pensar dos partidos y no uno como contra Brasil (con dos centrales lo imaginó para cerrar una victoria), el Loco esta vez puede tener un lugar.

En el medio, Maxi Rodríguez es otro que salió tocado en lo físico (gemelo izquierdo) y lo táctico. Y que, por lo tanto, podría dejar su puesto. Diego no sólo tendrá que reordenar acá un sector que perdió en la recuperación con un Mascherano desconocido, y que dejó a Verón lejos de la pelota en el segundo tiempo, sino también definir a partir de ahí el esquema para Asunción. La Bruja tampoco terminó entero, pero aun con los calambres a los que se sobrepuso al final, estaría con Paraguay. El asunto es dónde: si a la derecha perdió contacto con la pelota y tuvo que luchar más que jugar, ¿serviría ubicarlo ahí para darle un espacio a Gago en el medio? ¿Pintita jugará de ocho como con Colombia, aunque con cuatro atrás?

Abajo, también parece presupuestado el costo de una defensa que no dio seguridad en las pelotas paradas. Aun sin ser declarado culpable, Seba Domínguez asoma para dejarle paso a... En la intimidad de un grupo que olfatea la movida del DT muchos levantan la mano por Schiavi por encima de Burdisso. Pero asoma como claro que la bronca de Diego en el entretiempo por no haber respetado la zona establecida en las marcas del primer gol ("Todos sabíamos lo que teníamos que hacer") y los entredichos entre Heinze, Domínguez y Otamendi por esas fallas que cuestan partidos, tendrán precio. ¿Será doble con la salida del Gringo? En el revoleo de nombres, el suyo no está seguro.

A casi un año de haber asumido como DT, Maradona tendrá que volver a acomodar un equipo que nunca encontró. Deberá, como si fuera poco, fortalecer el ánimo y el espíritu con otra receta que supere la de los videos motivadores o la de los carteles masajeadores del orgullo. Es decir, deberá rearmarlo en todos sus sentidos, a horas de otro partido de armas tomar y sin ningún margen para el error.

Comentá la nota