Diecisiete concejales pidieron la interpelación al intendente Gutiérrez

Con los votos de diecisiete concejales, el Concejo Deliberante quilmeño aprobó hoy un pedido de interpelación al intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez. Los ediles explicaron que decidieron avanzar en esa dirección ante la falta de respuestas a por lo menos seis pedidos de informes, que al menos algunos de ellos tienen más de un año.

El temario planteado por los legisladores para pedirle explicaciones al jefe comunal es el siguiente: La apertura del bar Boxes sobre la Avenida Calchaquí en una zona de exclusión; el funcionamiento del bar Donnovan, en zona prohibida; el funcionamiento de la Línea de colectivos ex 263 "trucha"; la instalación de antenas de telefonía celular en el distrito pese a las prohibiciones; el incendio de un depósito en San Francisco Solano; el funcionamiento irregular de una playa de estacionamiento ubicada en Mosconi y Amoedo, en la misma manzana donde se encuentra el Juzgado Federal de Quilmes; y los puestos de la feria artesanal instalada en la plaza de la Estación.

La decisión fue formalmente pedida por el concejal Daniel Turqui de Recrear, y la concejal de la Coalición Cívica, Lidia Zárate. Tuvo el acompañamiento del resto de los ediles del villordismo, del anibalismo y de Unión-Pro. Sólo se opusieron cuatro concejales: Alberto De Fazio, José Migliaccio, María del Luján Dubroca y Cora Otamendi. Tanto De Fazio como Migliaccio cuestionaron la legalidad del procedimiento al asegurar que un pedido de interpelación tiene un tratamiento formal ya establecido y que el mismo no se está respetando. Migliaccio habló de "una conspiración en época electoral"; en tanto, De Fazio adelantó la presentación en la Justicia de un recurso pidiendo la nulidad del pedido de interpelación. Este concejal remarcó en reiteradas oportunidades la violación al reglamento y a las formas preestablecidas. Por su parte, Zárate fue quien defendió la postura y el propio presidente del H.C.D., Gustavo Filareti, fue quien rechazó los cuestionamientos lanzados desde la banca oficialista. Fue el concejal Eduardo Miranda (de Francisco De Narváez) quien caracterizó la sesión de "desprolija" pero apoyó el pedido debido a la falta de información existente ante los pedidos planteados por los ediles al departamento Ejecutivo. Incluso, el presidente del bloque de concejales del villordismo, Roberto Gaudio, le recordó a De Fazio que existe desde hace más de un año un pedido formal de interpelación en la comisión que él preside en el H.C.D. y que nunca fue puesto en debate.

PAGO DE DEUDA SALARIAL

La interpelación, sin dudas, fue el tema más destacado de la sesión, pero también se debatió y se aprobó el reconocimiento de deuda salarial y pago a los profesionales de la salud que cumplen funciones en la Comuna de Quilmes. Finalmente, los concejales de la oposición decidieron modificar las partidas de donde el gobierno va a echar mano para justificar en forma contable el pago de la deuda en cuestión que supera el millón de pesos. La metodología implementada por el gobierno municipal generó la advertencia del concejal Turqui que cuestionó las formas ya que asegura que termina modificando la rendición de cuentas que acaba de bajar al Deliberante dado que aparece un déficit que en los números del año pasado no estaba.

También se pidieron informes sobre la privatización del estacionamiento del hipermercado Coto de Quilmes Centro y se puso en dudas su legalidad.

Comentá la nota