Dieciocho partidos salteños no llegan al piso de afiliados de la nueva ley

La aplicación de la ley nacional 25671 conocida como de "reforma política" podría dejar sin personería a varios partidos de Salta , a menos que inicien un urgente y exitosa campaña de afiliación.
Es que la nueva norma les exigirá tener un piso de un poco más de 3100 afiliados, y hoy sólo cinco partidos del distrito están en condiciones de mostrarlos.

Si hoy se aplicara a rajatabla la ley sancionada por el Senado el 2 de diciembre y promulgada el 11 de diciembre, dieciocho partidos salteños quedarían ahora sin personería jurídica, por falta del piso mínimo de afiliados.

De acuerdo al artículo 4 de la nueva ley, para conservar su personería jurídico política los partidos deben mantener en forma permanente el número mínimo de afiliados: el cuatro por mil de los inscriptos en el registro de electores del distrito.

Como en Salta, el último padrón incluyó a 781.087 electores, los partidos deben tener un piso de 3.124 afiliados, lo que por ahora sólo es cumplido por cinco de los 23 partidos ahora inscriptos en la justicia electoral salteña.

La ley que impulsó el gobierno nacional cambió una regla de juego que hasta ahora favorecía la continuidad de los partidos chicos: en su versión anterior, la ley 23.298 sólo exigía el piso de afiliados para la constitución de los partidos que, sin embargo, podían conservar su personería si con el tiempo quedaba con un porcentaje menor.

Pero la norma promulgada la semana pasada modificó esa ley y estableció que el ministerio Público Fiscal verifique cada mes de febrero el cumplimiento de ese requisito, y que impulse la declaración de caducidad de la personería jurídica cuando constate que el partido tiene menos afiliados que el 4 por mil del padrón electoral.

De acuerdo a los registros de la secretaría electoral de Salta, sólo cinco partidos del distrito local cumplen con esos requisitos: el PJ con 137.460 afiliados; la UCR, con 44.774; el PRS, con 30564; el Partido Frente Grande, con 3.749, el Partido de la Victoria, con 6.817.

El Partido Propuesta Salteña, con 3.030, y Memoria y Movilización Social, con 2.998 afiliados, quedaron abajo por escaso margen, pero el año que viene deberán salir a buscar socios para no quedarse sin personería y poder participar sin problemas de las elecciones de 2011. Lo mismo ocurrirá con el Partido Obrero, que quedó mucho más abajo: cuenta tan sólo con 1976 integrantes.

Los senadores habían dispuesto que los partidos tenían tiempo hasta el 2011 para lograr el número mínimo de afiliados, pero la presidenta observó los artículos que disponían ese plazo. Según consideró el decreto que promulgó la nueva norma, el plazo que habían dispuesto los legisladores diferiría hasta 2012 la aplicación de las normas "directamente relacionadas con la mejora de la representación política", lo que sería incongruente "con el objetivo planteado por ley en la mejora perseguida".

Así, el Ejecutivo modificó el tablero político salteño para las próximas elecciones generales de 2011.

La decisión presidencial provocó una catarata de críticas de partidos de izquierda, que vieron allí una confirmación de que el Ejecutivo sólo buscó con la reforma un sistema político sólo con dos partidos: el PJ y la UCR, las fuerzas de alcance nacional que podrían cumplir sin problemas sus requisitos para afrontar los próximos comicios.

El nuevo panorama de las fuerzas políticas locales comenzará a dilucidarse en febrero: el 15, según las nuevas normas, la Justicia electoral deberá publicar el número de electores del padrón, y el piso mínimo que corresponda al distrito. A partir de allí, los partidos serán intimados para que en 90 días cumplan con la cantidad de afiliados.

Comentá la nota