De los dieciocho concejales nueve finalizan mandato

En nuestra ciudad se renovarán nueve bancas en el Concejo Deliberante, todas ellas correspondientes a ambas fracciones peronistas dentro del mismo.
Cinco del Frente para la Victoria-Partido Justicialista (FpV-PJ) y cuatro del Frente para la Victoria-Partido de la Victoria (FpV-PV).

El primero de ellos cuenta con la primera mayoría y el segundo con la primer minoría, en conjunto, sus votaciones frenaron el avance de varios proyectos del Ejecutivo y modificaron en forma sustancial otros tantos. El escenario puede ser muy diferente después de las elecciones del 28 de junio y, más aún, después del 10 de diciembre cuando se efectivice el recambio de bancas.

Los ediles que finalizarán sus mandatos por el FpV-PJ, son: Ana Almirón, que se postula para renovar su banca, Ana Sebastián, quien actualmente se encuentra de licencia, Ricardo Montani, Javier Yagode y Alfredo Baroni.

Por el FpV-PV, son: Abel Furlán, también de licencia, Verónica Manassero, Héctor García Cosentino, que también aspira a renovar su cargo, y Melchor Búa.

Será interesante la nueva conformación del Cuerpo después de las elecciones, teniendo en cuenta que el bloque de la Coalición Cívica, que hoy cuenta con cuatro concejales y que antes formara parte del oficialismo, manifestó públicamente que comenzará a desempeñarse como fracción opositora a la administración municipal de Osvaldo Cáffaro.

A ellos se suman entonces, los dos bloques peronistas, que suman en total catorce concejales. Esto significa que el intendente, actualmente y hasta el diez de diciembre, no contará con legisladores municipales que defiendan oficialmente su política en el recinto, a excepción de dos de los concejales del FpV-PJ, Javier Yagode y Pedro Bassi. Ambos, en ocasiones, especialmente en el último tiempo, han acompañado sus proyectos.

Después de efectivizarse el cambio de la mitad del Cuerpo Legislativo, habrá que ver cómo quedan distribuidos los espacios políticos dentro del mismo. En primer lugar, el actual presidente del Concejo, Manuel García Blanco, quien siempre se caracterizó por su mesura y prudencia, aún no se ha manifestado en relación a si continuará bajo los lineamientos del intendente o del acuerdo político que lo llevó a ocupar su banca, lo que no es un dato menor.

En segundo lugar, el caso de Bassi también será un hecho singular. Fue desplazado de la presidencia del bloque del FpV-PJ, se encuentra peleado con el justicialismo local que dejó fuera del armado de listas a la agrupación que representa (Movimiento Evita) y demostró abiertamente un acercamiento al jefe comunal. Aunque aún pertenece al bloque del que fuera presidente, no se espera que continúe en el mismo tras el recambio de bancas.

No está todo dicho en cuento a quiénes pueden llegar a ser las mayorías y las minorías después de diciembre. Lo que sumen o resten las elecciones de junio sentarán las bases de una distribución más amplia o no de fuerzas en el Concejo a fin de enriquecer los debates dentro del recinto en pos de mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Comentá la nota