Dictaron la conciliación obligatoria en el puerto pero continúan los problemas.

Dictaron la conciliación obligatoria en el puerto pero continúan los problemas.
La cartera laboral dictó este viernes la conciliación obligatoria en el conflicto desatado por la designación del vicepresidente de la Dirección Provincial de Puertos. Pero los problemas siguen, ayer por la medida de fuerza de los trabajadores dos cruceros cancelaron el ingreso a la ciudad y cambiaron el rumbo hacia Chile.
USHUAIA.- Ayer el ministro de Trabajo de la provincia, Marcelo Echazú, dictó la conciliación obligatoria en el conflicto desatado en la Dirección Provincial de Puertos, por el nombramiento del vicepresidente del organismo. Tanto trabajadores como el propio Gobierno se disputan la decisión de elegir al funcionario que ocupará el segundo lugar de mando.

La resolución, según el propio Echazú, tiene el propósito de que las partes busquen una solución a un problema que, sostuvo, «no hay duda que es de tipo político y no laboral».

El Ministro argumentó su apreciación en el hecho de que «una medida de huelga constitucionalmente reconocida está hecha en base a la idea de que es una forma de reivindicación de un derecho laboral», pero que «la designación de un funcionario dispuesta por una ley no puede ser considerada una cuestión laboral. Así que esto excede lo laboral».

Aseguró que en el área a su cargo «hay dos o tres presentaciones (del personal de Puertos), y hay actas, donde queda claramente especificado que el motivo de la medida es la designación de una persona en la vicepresidencia del puerto», remarcando que «esto también está firmado por los empresarios que realizan servicios dentro del puerto».

«En el expediente está claro que antes de presentar el petitorio ya habían avisado que si no se designaba de vicepresidente del puerto a quien ellos proponen a las 18:00 del día de ayer, comenzarían una medida de acción directa», señaló el Ministro, quien remarcó que «no lo digo yo, está escrito».

Además señaló que la conciliación obligatoria implica que los trabajadores «deben continuar con la prestación de servicios en forma normal y si hubiera habido alguna sanción sobre el personal por la medida tomada, también debe dejarse sin efecto mientras dure esta conciliación obligatoria». La medida está planteada con un plazo de quince días hábiles, pero puede ser prorrogado por cinco días más.

Primeras consecuencias

Este viernes en el puerto los problemas abundaban y la postura de los trabajadores no había cambiado. Dos cruceros de turismo que debían recalar en Ushuaia ayer terminaron cancelando su ingreso a la ciudad como consecuencia del paro de trabajadores.

El Ámsterdam, con tres mil personas a bordo, fue redirigido a Puerto Williams; mientras que el Corintian puso rumbo a Punta Arenas. En este sentido Carlos Domínguez, representante de la agencia marítima Navalia, se quejó de la «inflexibilidad» del Gobierno provincial.

Domínguez señaló que como consecuencia del paro, «la gente del puerto no deja el ingreso ni a pasajeros ni a la gente por dos piquetes en los dos accesos».

Comentá la nota