Con el dictamen a punto de salir al aire

Con el dictamen a punto de salir al aire
La decisión del senador jujeño Jenefes de firmar "en disidencia" el dictamen mayoritario le dio al oficialismo los votos necesarios para sacar hoy el dictamen de la ley en comisión. El viernes próximo se tratará en el recinto.
El cierre del debate del proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual en el Senado fue abrupto. El kirchnerismo anunció ante el plenario de comisiones su intención de clausurar las audiencias hoy con la presencia de los directivos del Grupo Clarín (solicitada por la empresa ayer por la tarde, aunque luego desistió) y el titular del Comfer, Gabriel Mariotto, para luego firmar el dictamen. La respuesta de la oposición, encabezada por el radicalismo, fue dar por terminado el debate "para no convalidar la pantomima oficialista". La decisión del díscolo jujeño Guillermo Jenefes de rubricar "en disidencia" el dictamen de mayoría, terminó por desvanecer la estrategia opositora de bloquear el despacho oficialista e introducir cambios en le proyecto que llegó desde Diputados. El dictamen se firmará hoy y el viernes de la semana próxima será la sesión especial donde los senadores K buscarán convertir en ley la iniciativa.

La audiencia de ayer, a diferencia de las anteriores, fue una de las más pobladas de senadores. Una situación que, para los más experimentados conocedores de las lides parlamentarias, era "señal de definiciones". Los contactos entre oficialistas y opositores para lograr un acuerdo sobre las fechas para clausurar las audiencias y sesionar habían fracasado. Jenefes, que preside el plenario como titular de la comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, tomó la palabra. "Los directivos de Clarín solicitaron, en una nota dirigida al despacho de Julio Cobos, participar del debate", dijo solemne el jujeño y anunció que por decisión de los presidentes de las cuatro comisiones (que componen el plenario) fue convocarlos para hoy a las 9.30.

"Es el cierre adecuado para un debate amplio y con multiplicidad de voces", agregó Miguel Angel Pichetto, el jefe del bloque de senadores K. Pichetto propuso que hoy tras las disertaciones de los empresarios, de Mariotto y del titular de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Ceferino Namuncurá, se firme el dictamen del plenario. "Si no hay acuerdo, podemos votar", agregó el rionegrino con la certeza que tenía los votos necesarios para imponerse.

El jefe de la bancada de la UCR, Ernesto Sanz, fue el primero en oponerse. El radical insistió en continuar con las audiencias hasta el miércoles de la semana que viene, reclamó cambios en el proyecto y anunció que su bloque no concurrirá hoy a la última audiencia. Luego, convencido que el jujeño aportó el voto que le faltaba al oficialismo para lograr mayoría en el plenario, interpeló a Jenefes: "Usted hizo declaraciones públicas a favor del rol de esta Cámara como Cámara revisora del proyecto que llegó de Diputados". Al planteo radical, se sumaron los senadores María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, y Samuel Cabanchik, ex CC, y los cuestionamientos de los peronistas disidentes Sonia Escudero y Adolfo Rodríguez Saá.

Jenefes fue el primero en recoger el guante. "Mi opinión es que esta es una ley que debe sufrir modificaciones: no es tan mala como para rechazarla en su totalidad ni tan buena como para no revisarla", arrancó. Pero a renglón seguido afirmó que "así como no quiero ser rehén de ningún partido, tampoco quiero hacer rehén de mi firma a mi bloque, por eso voy a firmar el disidencia el dictamen de la mayoría". Jenefes, que es dueño de un multimedio en Jujuy, también aclaró que presidía la comisión e integra las otras dos (Presupuesto y Asuntos Constitucionales) en nombre del bloque oficialista.

El pronunciamiento público de Jenefes derrumbó la estrategia opositora, que habría cifrado su estrategia parlamentaria y su "esperanza" en bloquear el dictamen oficialista y hasta sumar al jujeño para introducir cambios en la discusión artículo por artículo en el recinto. Incluso, una de las versiones más difundidas ayer en los pasillos del Senado era que Jenefes presentaría su propio dictamen y acorralaría al kirchnerismo. La postura opositora de no asistir hoy a la audiencia, desencajó a Pichetto y propuso que el dictamen se firmara ahí mismo, para cumplir con los tiempos parlamentarios –de siete días de lectura– y sesionar el jueves en una sesión ordinaria. Luego volvió sobre sus pasos para no desautorizar la decisión que habían adoptado los presidentes de la comisiones, e insistió en la convocatoria para hoy.

"No estoy de acuerdo a que este proyecto se apruebe a libro cerrado. No vamos a participar mañana (por hoy) como cómplices de un debate de Clarín versus el Gobierno o del Gobierno versus Clarín. Iremos al recinto el día que corresponda", sostuvo Sanz. "No queremos que el Senado se convierta en la escribanía de la Cámara de Diputados", agregó el renovador salteño Juan Pérez Alsina. "Seis días de audiencias para discutir la ley y no quieren hacer ninguna modificación. Esto demuestra lo devaluada que está la democracia en nuestro país", sumó Estenssoro.

Pichetto volvió a salir al cruce. "Así como han venido a reclamar modificaciones, otros han dicho que querían que esta ley se apruebe sin cambios. El debate no ha sido estéril", sostuvo. Pero tampoco dejó pasar la oportunidad de contestarle a Estenssoro: "Somos el partido del Gobierno y estamos alineado con sus decisiones. Tal vez sea una cosa que la senadora Estenssoro no vaya a entender nunca", añadió Pichetto.

La suerte ya estaba echada. Con el aporte de Jenefes, el oficialismo se impuso en la votación del plenario. Afuera del Salón Azul ya se preparaban las sillas para una conferencia de prensa de la oposición. Los senadores del peronismo disidente decidieron no sumarse. El próximo paso conjunto será reagrupar fuerzas para, en la sesión del viernes, lograr cambios en el articulado del dictamen para que el proyecto regrese a Diputados.

Comentá la nota