Un dictamen de mayoría se busca

Un dictamen de mayoría se busca
No hubo acuerdo entre oficialistas y opositores para concluir con las audiencias y llevar el proyecto al recinto. El kirchnerismo pretende emitir despacho hoy o mañana y que se trate el jueves o viernes próximos. La oposición quiere prolongar el debate en comisión.
Llegó el tiempo de definiciones. El kirchnerismo no quiere más dilaciones del debate en el Senado sobre el proyecto de Servicios de Comunicación Audiovisual y buscará emitir dictamen de mayoría hoy, o a más tardar mañana, para llevar la iniciativa al recinto el jueves o viernes de la semana próxima. Pese a que fracasó el intento de acordar con la oposición la clausura de las audiencias y fijar la fecha de la sesión, el presidente del Senado, Julio Cobos, aseguró que no obstruiría un pedido del oficialismo de convocar a una sesión especial para tratar la iniciativa. La oposición se abroqueló en el reclamo de prolongar las audiencias y respetar los siete días reglamentarios para que el dictamen llegue al recinto, mientras prepara contrarreloj su propio dictamen para dar pelea por cambios en el proyecto que fue aprobado en la Cámara baja.

El oficialismo volvió ayer a la carga en busca del consenso que le permita tratar el proyecto de comunicación audiovisual la semana que viene. El ámbito fue una reunión de Labor Parlamentaria –de la que participan todos los jefes de bloques– convocada desde la presidencia de la Cámara alta. Pero el intento no prosperó. Kirchneristas y opositores se mantuvieron firmes en sus posturas.

La propuesta K consistía en cerrar las audiencias hoy –con la presencia de los gobernadores Alberto Rodríguez Saá, Jorge Capitanich y Hermes Binner– y firmar el dictamen para sesionar el jueves de la semana próxima, respetando el plazo de los siete días "de lectura" en una sesión ordinaria. Pero la oposición fue intransigente en su decisión de prolongar las audiencias, al menos hasta el martes de la semana que viene.

Pichetto replicó entonces con la propuesta de convocar a una sesión especial para el viernes 9. Incluso comprometió a Cobos a dar curso al pedido y respetar el reglamento de la Cámara. "Queremos que Cobos presida la sesión para despejar cualquier sospecha sobre que el día de tratamiento del proyecto se escoge para que el vicepresidente no esté", repetían las principales espadas K en el Senado, en referencia a que la agenda presidencial en el exterior obligará a Cobos a estar al frente del Ejecutivo la segunda semana de octubre.

"La oposición considera que el debate en el plenario de comisiones le hace muy bien a la discusión", sostuvo el senador porteño Samuel Cabanchik. Los peronistas disidentes de Salta, que comanda Juan Carlos Romero, fueron los más duros a la hora de rechazar cualquier acuerdo con el oficialismo. "Es una postura dilatoria. Cuando insistieron en que el debate se ampliara a más comisiones, a pesar de que el senador (José) Pampuro la había girado a solo dos haciendo uso de sus atribuciones como establece el reglamento, no hicieron cuestionamientos. Ahora exigen que cumplan los siete días de lectura, cuando el 60 por ciento de los senadores participaron del debate y el que no se acercó es porque no quiso", dijo a Página/12 el oficialista santacruceño Nicolás Fernández.

El kirchnerismo considera que ya tiene las firmas necesarias para el dictamen de mayoría, tras vencer la resistencia del díscolo Guillermo Jenefes, que preside la comisión cabecera de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión. Dueño de un multimedio en Jujuy, Jenefes rubricaría el dictamen en disidencia parcial con algunos artículos, pero que no serían los dos más cuestionados por la oposición –la integración de la autoridad de aplicación y la ampliación del plazo para que las compañías oligopólicas se desprendan de medios–.

Si se cumplen los pronósticos oficialistas, los gobernadores podrían cerrar hoy el debate en comisiones, aunque los voceros de Binner afirmaron que el mandatario santafesino no sería de la partida. Si la oposición logra bloquear la firma del dictamen, el kirchnerismo no estirará la decisión más allá de mañana. Quiere que el proyecto se trate la semana que viene en el recinto y con Cobos presidiendo la sesión. Allí, los votos dirimirán si la iniciativa se convierte en ley o sufre cambios y regresa a Diputados.

Comentá la nota