Dictamen adverso para Obras Públicas

El ente de control observó que figuran sin ejecución trabajos hechos y pagados por la Nación.
El informe sobre la Cuenta de Inversión es el trabajo en el cual el Tribunal de Cuentas de la Provincia reúne la tarea de sus auditores, que fiscalizan la manera en la cual el Poder Ejecutivo ha usado los fondos de la Ley de Presupuesto que la Legislatura aprobó.

La Constitución Provincial, en su articulo 101, establece que es obligación del Ejecutivo pasar a la Legislatura la Cuenta de Gastos de la Provincia del año vencido, y dar cuenta del uso y ejecución del Presupuesto. Por eso, la Contaduría General de la Provincia, en cumplimiento con Ley de Administración Financiera, prepara la Cuenta de Inversión y la eleva al ente de contralor, que se encarga de estudiarla. Los contadores fiscales, luego, informan si lo consignado por los organismos del Estado reflejan razonablemente, o no, la situación presupuestaria de las cuentas y los rubros asignados. Ese análisis es remitido a la Cámara.

Justamente, en el informe sobre la Cuenta de Inversión de 2008 se destaca que hubo un dictamen adverso. "La ejecución presupuestaria de la Secretaría de Obras Públicas no presenta razonablemente los movimientos producidos en el Ejercicio Fiscal 2008, de acuerdo con las normas establecidas en la Ley de Administración Financiera, su decreto reglamentario y demás disposiciones legales", se indica.

Casos testigo

En el acuerdo 3.024/09, que refrendaron Marcelo Vidal, Sergio Díaz Ricci y Miguel Chaibén Terraf, se indica: "dentro del Plan de Trabajos Públicos, se habrían observado obras, que figuran sin ejecución, cuando en realidad se tratan de obras ejecutadas, encuadradas en el Decreto Nacional Nº 1.381 - Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica, por el cual la Nación, en virtud de convenios celebrados con la Provincia, habría cancelado los certificados de obra directamente a los Contratistas, mediante depósito directo, en las cuentas abiertas (por los empresarios) en el Banco Nación".

Los auditores precisaron, al respecto, que en esa situación se encontrarían tres obras, que totalizan poco más de $ 4,1 millones:

• Obra 57.- Prevención de Inundaciones - Sector El Colmenar - Barrio 1º de Mayo: $ 1,8 millón.

• Obra 91.- Completamiento de la sistematización del Río Muerto - Embocadura con el canal de Yerba Buena - Módulo A: $1,2 millón - Módulo B: $1,1 millón.

• Obra 56.- Prevención de Inundaciones - Sistema de desagüe pluvial para la ciudad de Lules - Colector Yerba Huasi: $ 48.000.

En el estudio efectuado por el Tribunal de Cuentas se hace la salvedad de que lo detectado refiere a un muestreo selectivo de comprobantes y de registraciones, dado que no pudo someterse a examen la totalidad de la documentación, "en atención a la limitación de tiempo y al volumen de movimientos producidos durante el ejercicio 2008".

Según Jiménez, sólo hay una diferencia de criterio

El ministro de Economía de la Provincia, Jorge Jiménez, manifestó que las observaciones efectuadas por el Tribunal de Cuentas se reducen a una diferencia de criterio de registración, que surge de la aplicación del Sistema de Administración Financiera y Contable (Safyc). La Secretaría de Obras Públicas depende de su cartera.

"El año pasado terminamos de implementar el Safyc, un hecho elogiado por el Tribunal de cuentas en su informe de la Cuenta de Inversión de 2008. Eso modificó muchas cosas. Por el ejemplo, el sistema determina que no podemos dar como oficialmente terminada una obra pública cuando fue completada, sino cuando se ha finalizado la rendición y cuando la Nación la ha aprobado", explicó.

"Esta situación también se da en el actual ejercicio. Para el caso, en marzo entregamos y pusimos en funcionamiento escuelas que siguen figurando como obras no terminadas porque el Gobierno central, que tiene sus propios tiempos, no nos remite la aprobación de los trabajos. Es decir, es un paso formal que debe darse para que 'demos de alta' la obra en nuestras registraciones", subrayó.

"Lo que me parece destacable respecto del informe de la Cuenta de Inversión de 2008 es que, precisamente, sus observaciones se deben a diferencias de criterios, pero en ningún caso se denuncian irregularidades con el manejo de los fondos públicos", aseveró Jiménez.

Comentá la nota