El 17 de diciembre licitarán 2.600 casas del Plan Federal II

Con la nueva licitación, San Juan ya tendrá 6.000 casas de las 10 mil previstas para la provincia en el plan nacional. También erradican la Villa Mariano Moreno, de Chimbas.

Según Vicente Marrelli, el director del IPV, “la licitación del 17 de diciembre es muy importante porque siempre centralizamos nuestras obras en plena zona cercana a la ciudad de San Juan, pero hay que pensar y tener en cuenta que la necesidad de vivienda es en todo el ámbito de la provincia”, y que “por eso estamos abarcando los 14 departamentos alejados para que podamos, de alguna forma, responder a la demanda que hay en esos departamentos”.

El funcionario reconoció que “no es fácil lograrlo porque el problema en los departamentos alejados es que nos encontramos con que los terrenos tienen problemas de título y físicos, porque muchos no son aptos y a la hora de hacer obras importantes como las viviendas, hay que seguir todas las normas reglamentarias para no tener problemas en el futuro”.

De todos modos el funcionario confió en que “si no hay inconvenientes con provisión de tierras de parte de las empresas oferentes, pensamos que todo va a ir bien y haremos una apertura exitosa”.

Son las segundas viviendas a licitar con financiamiento del Plan Federal II que ya cuenta con viviendas en plena ejecución, para lo que Marrelli aseguró que “los recursos de la Nación están llegando normalmente” y advirtió que “si hubiera alguna demora, tenemos en el IPV recursos disponibles para reforzarlo con recursos de apoyo de la Provincia”.

El ambicioso plan de construcción de viviendas tiene en estos momentos “obras en ejecución en los departamentos de San Juan y el Gran San Juan como Rivadavia, Chimbas, Santa Lucía, Pocito norte y Rawson”.

Además Marrelli dijo que “desde noviembre de 2007 empezamos con la licitación de viviendas del plan, empezando con el futuro barrio del asentamiento Teresa de Calcuta en Pocito, donde se ha trabajado con PROMEBA y licitamos las viviendas con el Plan Federal II que están terminando”.

Agregó que “en abril terminamos con las 452 viviendas y después hicimos una licitación del Noreste Tres, que es complementario del PROMEBA, en Santa Lucía que está comenzando a construir 166 viviendas y con una licitación que se hizo en marzo de 2007, pero que recién se empezó en agosto de este año las 2.437 en los departamentos del Gran San Juan”.

El funcionario dijo que “ya superamos las 3.000 viviendas del Federal II y con estas 2.600 que estamos licitando el 17 de diciembre, vamos a llegar a las 6.000”.

Las mega villas Teresa de Calcuta y Mariano Moreno

El futuro barrio María Teresa de Calcuta tiene 452 viviendas que están destinadas a erradicar la villa del mismo nombre, también la villa Los Cilindros, el asentamiento Sánchez de Loria, que es una villa de emergencia de Pocito, y la villa Lemos, que en total suman más de 600 familias.

Ese barrio y el barrio Colangüil que es del Plan Federal I y que está reservado, van a tener como receptores a los habitantes de esos asentamientos irregulares y según Marrelli, “se está trabajando y apenas estén terminadas las viviendas, procedemos a la erradicación”.

En cuanto a la Villa Mariano Moreno, otro de los íconos de viviendas precarias que se levantaron como una emergencia habitacional pero que luego pasaron a ser permanentes, el proyecto oficial es tremendamente ambicioso, ya que “con el PROMEBA se está preparando el proyecto ejecutivo para el año que viene, con el que se van a erradicar aproximadamente más 1.000 familias de la villa, y la mayoría va a quedar en el mismo lugar de la ruta 40 y el río San Juan en Chimbas”.

Marrelli dijo que “cuesta mucho el trabajo social que se debe hacer allí y que es importante, porque tienen que participar todos los sectores y debe haber colaboración de parte de las familias, a lo que hay que agregar que para construir las casas, en ese momento se tendrán que desplazar y dejarnos trabajar”.

El problema de siempre “son los vivos que después que se hacen los censos aparecen como que son el hijo de la familia, que vivían juntos con la familia censada y que pretenden otro lugar. Para eso las instrucciones son precisas y con este censo vamos a ser duros para respetar la posibilidad de quien está allí y no permitir que haya algún vivo que se quiera colar”.

Es que para Marrelli, la erradicación de villas es terminar con un problema social, ya que “hacer desaparecer un asentamiento es un bienestar para todos”, y aseguró que “lo que no queremos es que haya problemas”.

Las villas que quedan por erradicar este mes son la San Martín sur, la Echeverría, la General Acha y la Dorrego que se van a relocalizar también con el PROMEBA y el BID.

Comentá la nota