Diciembre caliente para la gestión Arroyo

Diciembre caliente para la gestión Arroyo

Diciembre. Qué pasará en diciembre. Cómo afrontarán diciembre. La pregunta, la incertidumbre, se repite en todos lados y Mar del Plata no es la excepción. Diciembre es un mes históricamente caliente y en un año donde se pronosticaba una inflación del 10% y a esta altura ya se sabe que rozará el 50% lo será más.

En el gobierno de Carlos Arroyo saben que no será un cierre de año sencillo. Se esperanzan con un inicio de temporada que muestre a Mar del Plata repleta de visitantes, pero saben que para llegar a que esas fotos circulen en los medios nacionales deberán atender, fundamentalmente, dos cuestiones: la asistencia social y cerrar el acuerdo con el STM.

Hoy por hoy, las dos cuestiones parecen estar lejos de resolverse favorablemente.

La avenida Luro entre Mitre y La Rioja permanece cortada desde el inicio de la semana. Las autoridades del municipio acudieron nuevamente a la Justicia para quejarse por los cortes. Es la enésima presentación que realizan, sin que la Justicia haya intervenido jamás ante un corte de calle o manifestación en la vía pública.

El intendente Arroyo y sus colaboradores más cercanos se enfurecen con la falta de respuesta por parte del Poder Judicial. Lo manifiestan públicamente y, por caso, fue tema de conversación la última vez que el jefe comunal se encontró con el ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo, en Pinamar.

Desde el Poder Judicial, sin embargo, interpretan que las protestas son problemas políticos no penales. Por tanto, es el municipio y las áreas correspondientes las que deben solucionar el conflicto y no fiscales o jueces.

Más allá de esa situación en la que parece haber dos posturas paralelas que nunca tendrán un punto de encuentro, desde el municipio aseguran que darán la famosa bolsa de alimentos que reclaman las organizaciones sociales. Sin embargo, no dudan en confrontar: este miércoles, la secretaria de Desarrollo Social Patricia Leniz aseguró que los referentes del MTR y el Polo Obrero  le exigieron 8.000 bolsones de comida.

“No tenemos el dato exacto de cuántas son las personas que están en el acampe, pero sé que Provincia por mes les baja aproximadamente entre 500 y 600 bolsones de alimento, me están pidiendo 8 mil”, le dijo Leniz a La Tecla Mar del Plata.

Ante situaciones como esta la decisión del municipio es que cada organización que requiera bolsones con comida presente toda la documentación de la entidad y luego un registro de nombres de las personas a las que se les entregará cada bolsa. “Pero queremos que entreguen los listas y nosotros repartimos. No darle a las organizaciones y que después no exista control”, se plantan en el municipio.

Del otro lado, aseguran que las necesidades en los sectores más vulnerables de Mar del Plata son cada vez más, en un contexto de crisis económica, ajuste e inflación.

Además de la cuestión social, está la gremial. El gobierno de Arroyo tiene instalada una carpa blanca del Sindicato de Trabajadores Municipales(STM) frente al municipio, mientras negocia en dos frentes de conflicto: la paritaria y la bonificación de los docentes municipales.

Todavía rige la conciliación obligatoria, que vence la semana próxima, aunque el delegado regional del Ministerio de Trabajo bonaerense, Gustavo “Tato” Serebrinsky puede dictar una prórroga de cinco días más. Lo cierto es que sea la semana próxima o a mediados de diciembre, todo indica que el conflicto es inevitable.

Este miércoles la reunión en la cartera laboral alejó todavía más que antes las posiciones. El secretario de Gobierno Alejandro Vicente, señaló que los dirigentes municipales llegaron a la última reunión con un planteo muy por encima de lo que venían exigiendo: 12% retroactivo a octubre y otro 6% en noviembre.

Desde el STM no admitieron este planteo y le echaron culpas al municipio por llegar “sin ninguna nueva propuesta”.

El lunes próximo volverán a reunirse, en lo que sería el último encuentro antes de que se venza la conciliación (si no hay prórroga). Luego de ese plazo, de seguir así las cosas, los municipales volverán a realizar medidas de fuerza.

Por si fuera poco, el martes 4 serán interpelados Hernán Mourelle y Luis Distéfano, secretarios de Hacienda y Educación respectivamente. Los docentes municipales, enfurecidos por la decisión que tomó el Ejecutivo, coparán el Concejo Deliberante para escuchar las explicaciones que darán los funcionarios. Todo indica que más allá de los argumentos que esgriman políticamente tendrán un fuerte rechazo.

Arroyo, que redujo sus apariciones públicas en las últimas semanas, comenzará diciembre con varios focos de conflicto. Todo indica que Mar del Plata vivirá una buena temporada, que será un poco de aire fresco para una ciudad que lo necesita imperiosamente. Sin embargo, llegar a la temporada será un camino cuesta arriba.   

Coment� la nota