Dicen que Soria ve "la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio"

El Comité de la UCR de General Roca difundió un comunicado titulado "Soria ve la paja en el ojo ajeno…", donde se manifiesta que "nuestra confianza en la Democracia es utilizada por Soria como signo de debilidad y mansedumbre" , pero que llegó el momento de decir basta y anunciaron que le responderán en el mismo terreno que nos propone.
En el comunicado firmado por Alejandro Betelú se afirma que "no le tenemos miedo" y que "sus denuncias son una muestra de su debilidad y de su necesidad de protagonismo a cualquier precio".

El texto completo dice:

No conforme con la cotidiana cantidad de descalificaciones, insultos, agravios, amenazas, etc. que desde hace seis años viene esgrimiendo Soria contra el gobierno provincial y los radicales rionegrinos (¡báh, contra todo aquel que lo contradiga!), ahora viene publicando por toda la Provincia listas de personas a las que califica de "ñoquis", diciendo que son punteros políticos, dirigentes, familiares y/o amigos de funcionarios.

Nada dijo que seccionales de su propio partido, como las de Bariloche, Viedma o Cipolletti hayan salido públicamente a pedir disculpas por semejante accionar de su presidente. Poco le importa ensuciar a muchos trabajadores que con su esfuerzo y dedicación llevan adelante una tarea comprometida y comprobable con la sociedad.

Por supuesto que ni pío dice sobre los mas de trescientos contratados que ha incorporado al Municipio en los últimos meses, ni seguramente publicará listados de personas fallecidas, empleados municipales y del sector privado que tiene como beneficiarios de planes alimentarios. ¿Alguien se imagina a Soria denunciando en la Justicia a funcionarios políticos suyos que tramitaron y consiguieron que le pagaran subsidios por indigencia? ¿Alguien se imagina a Soria denunciando mediática y penalmente a sus funcionarios por darle planes sociales a fallecidos, o a sus amigos del Municipio? ¿Qué habrá pasado con la denuncia penal que hizo diciendo que los radicales le preparábamos un golpe de Estado con presos extramuros? Cuando la verdad se sepa, seguramente se refugiará cobardemente en sus fueros, solución que utiliza cuando sus mentiras ya no tienen salida.

En estos años hemos tenido una conducta democrática y respetuosa de su investidura. Lo hemos acompañado en aquellas acciones que entendíamos eran positivas para nuestra ciudad. También lo hemos acompañado desde la crítica constructiva, pero siempre proponiéndole alternativas. Vayan como prueba los valores del alumbrado público, o del asfalto cuyo sobrecosto pagamos todos los vecinos a pesar de que ha recibido la mayoría de los fondos como subsidios de la Nación. De nada sirvió.

Tampoco escuchó nuestras propuestas cuando le decíamos que muchas de esas obras iban a tener problemas, como cuando se le hundió la base del monumento a la manzana, o el cementado del canal grande, o como la rotonda de la calle Tronador, o el hundimiento del asfalto de la calle La Plata, o el puente de la calle Romagnoli.

Ni hablar de la barbaridad de achicar el ancho del pavimento de la calle Evita, o el desmanejo con el servicio de riego que se paga hasta en días de lluvia, o la implementación del fondo fiduciario para eludir el pago de los juicios que por su exclusiva responsabilidad deberá afrontar el Municipio, entre otros desatinos en acción. En el colmo de la caradurez, Soria dió marcha atrás por denuncia periodística con el sobreprecio del pavimento que junto a sus amigos de la Nación y la firma Gancedo .S.A pretendían hacernos pagar a los roquenses: primero firmó la adjudicación de la obra, y cuando lo descubrieron salió a escudarse diciendo que todo era una cuestión de otros.

Ya estamos cansados de poner la otra mejilla ante tanta enjundia. Ya se nos agotó la paciencia. A diferencia de los métodos de Soria –denunciar ante la Justicia y los medios para después ampararse en sus fueros- vamos a esperar a que publique las listas con sus incoherencias, con el detalle de sus amigos beneficiarios (aunque sean fallecidos, o funcionarios políticos). Le daremos algún tiempo porque sabemos que por estas horas está dedicado a zafar del nuevo impulso de la causa AMIA, en la que su amigo y exjuez Galeano fue procesado por encubrimiento.

También sabemos que le está llevando tiempo amigarse con la banda musical Bersuit Vergarabat y la concesión del parador del balneario Apycar para la próxima temporada veraniega. ¿A propósito… ¿qué será de la causa judicial en trámite por las muertes de Kostecky y Santillán que lo tuvieron como principal protagonista?

Como dijimos arriba, Soria vé la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el propio. Nuestra confianza en la Democracia es utilizada por Soria como signo de debilidad y mansedumbre. Por eso la decimos que ya basta, que le vamos a responder en el mismo terreno que nos propone. Que no le tenemos miedo. Que sus denuncias son una muestra de su debilidad y de su necesidad de protagonismo a cualquier precio. Porque sabemos que la Verdad siempre triunfa, aunque Soria no lo crea.

Comentá la nota