Dicen que no hay riesgo de default

Si a la Argentina le hubiesen puesto en 2001 toda la plata que le ponen hoy a Letonia, no hubiera explotado como explotó". Esto lo afirmó ayer en España el economista argentino Miguel Kiguel, durante un seminario sobre América latina y la crisis actual que organizó el grupo financiero Santander. El ex secretario de Finanzas destacó que el país enfrentó las nuevas complicaciones financieras mundiales en mejores condiciones que hace ocho años. "Los que pensaron que Argentina volvería a explotar como en 2001, se equivocaron", dijo.
Kiguel participó de un panel integrado, entre otros, por el ex presidente del BID, Enrique Iglesias, actual titular de la Secretaría General Iberoamericana. Trazó un diagnóstico más optimista, aunque prudente: "Tras haber pasado el peor momento de esta crisis, la Argentina recibe ahora viento de cola, pero leve. ¿El país tiene las velas abiertas para aprovecharlo? Creo que están a media asta".

"La Argentina no vive una situación tan dramática porque entró a la crisis en mejores condiciones, como los superávit gemelos, una deuda pública no tan alta y un tipo de cambio subvaluado", añadió. Pero también ratificó una situación negada por el INDEC: "La Argentina está en recesión. Este año la actividad económica caerá 2,5%. Pero hay chances de un rebote hacia fin de año y que vuelva a crecer desde 2010. Pese a la recesión la inflación es alta. Según el mundo de fantasía del INDEC es 5,5% anual, pero según nuestros cálculos, 15,5%". Kiguel agregó:

Argentina necesita US$ 6.500 millones anuales para cubrir sus necesidades de financiamiento, lo mismo que Brasil en una semana. Son números manejables y por eso se ha exagerado cuando se dice que hay riesgo de default.

Comentá la nota