Dicen que no se perciben aumentos de desocupación

Según un informe elaborado por la Universidad Católica Argentina, creció el empleo informal. El abogado laboralista Eduardo Aguilar opinó que en Junín no se ha notado un incremento de la desocupación ni el trabajo en negro, aunque sigue siendo importante en nuestra zona, y que por efecto de la crisis, no hay empresas locales que se hayan adherido a programas nacionales que entregan subsidios.
"Venimos leyendo que la desocupación crece en forma agigantada, pero no lo hemos notado porque el número de casos que recibimos es el habitual y no hemos tenido despidos por problemas económicos", evaluó el abogado.

El profesional recordó que "el Estado tiene dos sistemas que son la reconversión productiva y el procedimiento en crisis, pero hay muy pocos que se adhieren".

"Lo que sí hemos notado por la pandemia de Gripe A, los comercios disminuyeron las ventas y esto significará que las fábricas que los abastecen, también reducirán las ventas y de este modo la rueda se frena", apuntó.

Herramientas

Además, Aguilar destacó que "si los datos estadísticos son ciertos, tal vez respondan a un gran esfuerzo empresarial por mantener a la planta estable de trabajadores".

"Son pocos los que se adhirieron a los sistemas del Gobierno que permite acceder a subsidios del Estado para mantener la planta de trabajadores o que la suspensión de empleados y reducción de la jornada laboral se vea limitada al menor efecto posible", precisó.

El abogado dijo que "quizás los empresarios todavía están aguantando la situación o tal vez la crisis no sea tan importante como se menciona".

Datos locales

Por otra parte, en el análisis realizado por el profesional, destacó que "la crisis mundial en la Argentina se ha soportado bien, pero tuvo sus impactos. En nuestra zona, la sequía que nos tocó y sumado a la pandemia, los empresarios deben estar un gran esfuerzo para mantener a sus trabajadores".

"Pero felizmente hasta el presente no se dan despidos masivos o gran cantidad por la crisis, sino que solamente tenemos los denominados estacionales", apuntó.

El abogado aportó que "para un dato estadístico, en plena campaña electoral el intendente Meoni declaró que no había crecido la desocupación en Junín, aunque era uno de los más interesados en señalar algún déficit en el trabajo porque esto sería favorable para su posición política".

"Creo que todos los organismos estatales están atentos a seguir el despido, porque es la propuesta publicada por el Gobierno nacional de defender las fuentes de trabajo. Ante este seguimiento y no provocándose la situación de despidos, por lo menos en Junín no nos ha afectado en demasía", sostuvo.

Trabajo en negro

En lo que hace a la zona de Junín, "el porcentaje de empleados en negro sigue siendo importante y el Ministerio no ha frenado su actividad, sino que sigue trabajando en pos de encontrar estos casos".

"Hay que tener en cuenta que la normativa vigente le da la posibilidad al empleador del blanqueo sin multas, con facilidades en los aportes, con lo que tuvimos una acogida muy importante. Los inspectores cuentan que no son mal recibidos y cuando se detecta un trabajador en negro, se informan los beneficios de blanquear su situación", remarcó.

Aguilar precisó que "hay muchas herramientas que se pusieron a disposición de los empresarios, que todavía no fueron muy utilizadas, y no tenemos todavía empresas de Junín que hayan adherido a los programas de reconversión productiva y empresas en crisis, por ejemplo. Si hubiese adhesión local, se demostraría la crisis por un lado pero por otro, también ayudaría a mantener la cantidad de trabajo estable que es tan importante para Junín".

EPIGRAFE

"Tal vez la crisis no sea tan importante como se menciona", analizó Aguilar.

A pesar de las cifras, aseguran que el porcentaje de empleados en negro en Junín sigue siendo alto.

***********************************

PARA RECUADROOOOOOOOOOOOOOOO

El informe de la UCA

El último boletín de Empleo y Desarrollo Social elaborado por Escuela de Economía de la Universidad Católica Argentina (UCA) destaca que con el agotamiento de la licuación de salarios, en la Argentina se desaceleró la generación de empleo y que según las perspectivas del mercado laboral, el empleo informal podría llegar al 40% a fin de año.

En este contexto, aumenta la pertinencia de propuestas para mejorar el ambiente de negocios, incentivar el registro de las pequeñas empresas y fortalecer los programas sociales para eliminar la pobreza.

El informe afirma también que en las circunstancias actuales es necesario reformular y fortalecer los mecanismos de protección de los trabajadores ante la contingencia de pérdida del empleo. Esto sucede por flexibilizar y aumentar el seguro de desempleo y por acelerar la transformación del Plan de Jefes y otros programas sociales en un programa único de transferencias de ingresos condicionadas focalizado en los sectores más pobres y desprotegidos.

Según la investigación, la experiencia indica que la prohibición de despidos es una medida de poca eficacia que dificulta la necesaria reconversión y adaptación de la mayoría de las empresas. Por otro lado, el mejoramiento del clima de negocios y las reformas en la legislación laboral y tributaria orientadas a disminuir la carga burocrática para el registro de las pequeñas empresas y los costos no salariales son medidas aún más urgentes de implementar para enfrentar la crisis del empleo.

Comentá la nota