Dicen que para acordar con el FMI sólo hace falta la orden de Cristina

Dicen que para acordar con el FMI sólo hace falta la orden de Cristina
En el Fondo y en el Gobierno coinciden en que está todo listo para normalizar la relación.
En las calles de Estambul, las mujeres musulmanas se cubren la cabeza de distintas formas. Están las que usan una vincha ancha hasta el borde del cuero cabelludo y arriba un pañuelo colorido. Otras se ponen una pashmina negra ajustada con alfileres, velando hasta la barbilla. Y las hay que utilizan una mantilla suelta, que inclusive deja ver parte del pelo. Esa misma flexibilidad quiere el Gobierno argentino de parte del FMI, aunque éste se resiste. Sin embargo, el acuerdo está cerca, aseguran tanto en el Fondo como fuentes oficiales argentinas. "Sólo falta la decisión política de la Presidenta", precisan.

"En un futuro cercano podremos reanudar una relación normal con la Argentina", pronosticó ayer el titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en una conferencia de prensa en esta ciudad, en el marco de la Asamblea Anual del FMI.

Respondiendo a una pregunta acerca de si no había contradicción entre que la Argentina rechazara los controles habituales del FMI, conocidos como artículo IV, y el acuerdo firmado por la Presidenta Cristina Kirchner en el marco del G20, que posibilita controles a los países de parte del Fondo, Strauss-Kahn hasta se permitió una broma: "¿Cómo sabe que la Argentina no quiere una misión de artículo IV?¿Cómo lo sabe?", dijo. Y agregó: "En verdad tuve recientes reuniones con el ministro de Economía y con la Presidenta Cristina Kirchner y creo que estamos dando los primeros pasos para que en un futuro cercano podamos reanudar una relación normal con la Argentina. Tal vez esta sea la última vez que usted pueda hacer esta pregunta", cerró el tema, riéndose.

El ministro de Economía Amado Boudou arrancará hoy sus gestiones aquí en esa misma línea. El titular del Banco Central, Martín Redrado, ya está manteniendo una intensa agenda con objetivos similares. Pero en el Gobierno aseguran que el camino recorrido ya es mucho.

"Se eliminaron las aprehensiones que había de ambos lados, tanto de la Argentina como del FMI", dijo uno de los hombres que negocia con el FMI. "De nuestro lado, la duda principal era si la revisión del artículo IV sería una cosa técnica o si buscarían generar un hecho político, y nos han garantizado que no será así".

Ayer el sol brillaba en Estambul como no lo había hecho hace días. El Bósforo tenía un color turquesa, y un barco pasaba atrás del otro entre el Mediterráneo y el Mar Negro. Strauss Kahn hizo un comentario al respecto: "Tantos barcos en el Bósforo muestran que el comercio internacional se está recuperando". Pero la recuperación de la economía no es el tema con que hoy remachan los hombres del FMI, sino la necesidad de ajuste que hoy enfrenta el mundo, y los países de América Latina en especial. Y el exceso de reservas de los Bancos Centrales.

El objetivo argentino es que una misión del FMI llegue a Buenos Aires con cierta discreción, revise los números de la economía y en 45 a 60 días elabore un informe, que se ponga en la web, sin debate, o con una aprobación sin discusión por parte del directorio del Fondo.

-¿No creen que ese informe pueda tener críticas a temas puntuales?, preguntó Clarín a uno de los hombres que teje esa estrategia.

-Ellos pueden decir que hay subsidios a la energía o al transporte, pero no van a criticar la política, sólo dirán si son sustentables o no, fue la respuesta.

Un planteo idéntico escuchó este cronista de un funcionario del FMI aquí, té rojo en vaso de vidrio (como toman los turcos) de por medio.

Pero los hombres del Fondo, en cambio, disienten en un punto: "Nosotros ya no vamos a un país en misiones secretas. Eso nos criticaron en el pasado. Ahora viajamos a un país, nos reunimos con los funcionarios, pero también con empresarios, con políticos, con economistas. Todo a la vista de todos".

Ese es el hecho político que teme el Gobierno. Aceptar que suceda, dicen quienes saben del tema, "está en manos de Cristina. El resto ya está definido".

Comentá la nota