"No dicen qué harían, pero se les escapa"

La titular del Banco Nación, frontal, cuestionó la incapacidad de los que critican al Gobierno para formular una propuesta. "Seriamente, no se puede proponer volver al Fondo", dijo respecto de Prat Gay. Le recomendó a la Coalición Cívica "seguir disimulando lo que piensa".
La presidenta del Banco Nación forma parte del reducido grupo de funcionarios que se reúne todos los lunes para administrar el día a día de la crisis económica. En entrevista exclusiva con Página/12, aseguró que el nivel de actividad aún está por sobre el de 2008. Mercedes Marcó del Pont adhirió a los dichos de la presidenta Cristina Fernández y el ex presidente Kirchner con respecto al peligro que significaría un cambio de modelo: "Volveríamos a las políticas de ajuste de gastos del Estado, de rebajas de sueldos y recesión", aseguró. Además, le respondió a Alfonso Prat Gay, quien había señalado que volver al FMI sería una medida progresista.

–En los últimos meses, primero cayó la producción y luego algunos indicadores de consumo. ¿En qué etapa de la crisis está la economía?

–Creo que hay que partir de una base: la primera parte del año 2008 fue el período más alto de actividad económica en las últimas décadas en la Argentina. Por eso las comparaciones con esa época son difíciles. Nosotros cerramos 2008 con un elevado nivel de producción donde, cuando llega la crisis y se caen gran parte de los mercados de muchos de los productos de la Argentina, evidentemente había sectores que estaban sobrestockeados. Entonces, esa desaceleración de la producción tiene que ver con la idea de ir desagotando lo que ya tenemos producido. Por suerte, durante los últimos cinco años se trabajó intensamente en el impulso a la demanda. Hoy nos estamos beneficiando de esa decisión inteligente y estratégica del gobierno nacional de decir: "Nosotros queremos crecer a partir de nuestro propio mercado interno".

–En el consumo hubo primero una desaceleración del crecimiento y ahora un amesetamiento. ¿Tocó el piso o puede seguir cayendo?

–Efectivamente, es natural y está pasando en todo el mundo, hay una actitud de un poco más de precaución por parte de los consumidores frente a un horizonte que todavía no se define en términos de futuro. Frente a ese horizonte de mayor incertidumbre, la Argentina tiene indicadores muy fuertes que hablan de que está acotado el impacto de la crisis internacional. Y que es esta capacidad que se está teniendo a través de la inversión pública, a través de políticas de activación del consumo. Es una de las capacidades que tiene el Gobierno para intervenir y eso es lo que se está discutiendo a nivel internacional: cómo el Estado interviene virtuosamente para minimizar los impactos de la crisis internacional.

–A raíz de la desconfianza en el Indec por un lado y de ciertos datos que dan algunas consultoras, no queda del todo claro cuál es el nivel de actividad de Argentina. ¿Cuál es su sensación o qué datos maneja?

–Las estadísticas oficiales están mostrando un cierto nivel de desaceleración. Los registros de la actividad industrial también. Hay otros indicadores que hay que tener en cuenta, sobre todo si lo comparamos con lo que está pasando a nivel de la región y de la economía mundial. Cuando uno ve el nivel de recaudación de la Argentina, el IVA, que es un indicador muy importante de la actividad económica, lo que advierte es que el IVA sigue creciendo, si bien a tasas más bajas, son tasas importantes: de dos dígitos.

–¿Al IVA no lo ayuda la inflación?

–Sí, pero creo que es indudable que si se lo compara con los niveles de inflación, que se viene desacelerando desde el segundo trimestre del año pasado, supone términos de crecimiento real que están reflejando consumo y actividad económica en muchos sectores que no han entrado en recesión. Entonces, yo creo que hay que mirar el panorama de la economía argentina desde esa perspectiva, de situaciones muy heterogéneas, donde medidas que tienen que ver con el financiamiento ayudan, la asistencia del Ministerio de Trabajo ayuda, las medidas paraarancelarias o de restricción de importaciones que está asumiendo el Ministerio de la Producción ayudan y mucho. Este rol muy activo del Estado nacional tomando y haciendo uso de todo el instrumental de política económica que esté a mano es un ejemplo virtuoso de lo que se puede hacer si hay un proyecto y hay acción política de privilegiar el nivel de empleo. Esto es nuestra principal fortaleza. En realidad, la masa salarial hoy es el gran sostén del mercado interno argentino.

–Alfonso Prat Gay, candidato a diputado por la Coalición Cívica, dijo que era progresista volver al FMI. ¿Cuál es su opinión?

–Pienso que algunos se enojan cuando se plantea desde el Gobierno –Kirchner y Cristina lo han planteado– que tenemos que tener memoria. Que lo que está en juego no es volver al 2001 en términos de desparramo, crisis e implosión, sino en términos de ideología, en términos de proyectos, en términos de modelo. Creo que gran parte de la oposición critica, no propone, no dice qué haría. A algunos se les escapa. Yo creo que a Alfonso se le escapó, porque seriamente no se puede decir eso, sobre todo a partir de lo que ha sido el derrumbe de la economía internacional, donde ha quedado en evidencia la corresponsabilidad que han tenido los organismos internacionales, particularmente el FMI. Está a la vista que la asistencia que hoy está dando el FMI a la hora de plantear condicionalidades no ha cambiado ni una coma de lo que es el viejo recetario del Fondo. Si no preguntémosle lo que están sufriendo los países de Europa Oriental con la asistencia del FMI: ajuste, caída de salarios, aumento de las tasas de interés, reducción del Estado. Creo que seriamente no se puede plantear eso.

–¿Entonces lo dijo pero no lo piensa?

–No, lo peor es que yo creo que Alfonso lo piensa. Entonces cuando nosotros decimos: "es volver a los ’90. Es volver al 2001", es, por ejemplo, frente a una crisis de esta dimensión a nivel de la economía mundial, ¿qué estarían haciendo o proponiendo los que hoy critican al Gobierno y se están planteando como una alternativa? Están planteando volver al Fondo, ajuste, no negociar aumentos salariales, ajuste del gasto público, mayor enfriamiento de la economía. Eso que justamente fue la desactivación de una de las restricciones más fuertes que tenía la economía argentina por parte del ex presidente Kirchner, que fue pagarle al Fondo y sacarnos de encima la condicionalidad del FMI. Eso creo que fue la transformación fundamental. Así que yo le plantearía a la Coalición Cívica que disimule más lo que quisiera hacer si fuera gobierno. Porque sabemos que hoy ir al Fondo es más de lo mismo. Es más de lo que nos llevó a la crisis del 2001.

Comentá la nota