Le dicen la Ebullición Cívica

Las diferencias surgidas por la convocatoria del Gobierno al diálogo fue la gota que colmó el vaso. Elisa Carrió se fue de vacaciones y cuestionan a su ladera Patricia Bullrich. Hablan de crisis en el sistema de decisiones.
La Coalición Cívica está en estado de ebullición. A los conflictos que se generaron por el resultado de las elecciones legislativas, se le sumó la semana pasada la grieta abierta entre Elisa Carrió y Margarita Stolbizer por sus diferencias en torno a la convocatoria al diálogo realizada por el gobierno nacional. En medio, el senador Samuel Cabanchik abandonó el bloque de la CC ventilando durísimas críticas al liderazgo de la chaqueña. "Acá lo que se está preguntando todo el mundo es qué hacemos ahora con esta chica", agregó un importante dirigente, revelando el enojo con la diputada Patricia Bullrich, señalada como uno de las máximas responsables del tercer puesto en Capital Federal y a quién, además, le recriminan haber salido muy fuerte en contra de Stolbizer.

Desde el 28 de junio, ya hubo dos intentos frustrados por reunir a la mesa ejecutiva de la Coalición, en la que se iba a hacer un primer balance general de las elecciones. Se hizo, en cambio, una reunión de bancada con los diputados actuales y algunos de los electos donde conversaron de ese tema y de la reunión con el Gobierno, aunque no estuvieron presentes ni Stolbizer, ni Carrió. Lo cierto el mismo día en que el ministro del Interior, Florencio Randazzo, recibió a todos los integrantes del Acuerdo Cívico y Social, Lilita decidió partir en unas vacaciones que dejarán en suspenso al menos por 15 días más cualquier solución al clima de tensión que se vive dentro del espacio. "Ya estamos acostumbrados", se resignó un dirigente de la CC que espera que a la chaqueña le haga bien el "cambio de aire" y recomponga la situación a su vuelta.

"Está en crisis el sistema de decisiones y la institución de la Coalición como opción política. Y en todo eso se monta el tema de Julio Cobos", aseguró la misma fuente. La forma en que se toman las decisiones adentro del espacio es algo que le vienen cuestionando a Carrió desde hace tiempo, pero nunca había tenido una consecuencia tan profunda como la ruptura política que se produjo cuando Stolbizer decidió aceptar la convocatoria del Gobierno. En su momento, la líder de GEN aseguró que era necesario ir al diálogo con porque lo venían reclamando hace seis años. "Todos creen eso, la única que no lo cree es Lilita", advierte un hombre que no integra precisamente el espacio de Stolbizer. El referente advirtió que "ahora no hay con qué pararla a Lilita".

Después de ese episodio, una de las que más cuestionó la actitud de quien fuera cabeza de lista del Acuerdo en la provincia fue Bullrich, profundizando aún más el conflicto. Y a pesar de los intentos posteriores por bajar el tono que hicieron desde el círculo íntimo de Lilita, otros referentes de la Coalición advirtieron que Bullrich "quedó muy mal" y colocaron esas declaraciones en el marco del desempeño electoral. "Patricia esta tratando de tapar que la campaña fue un desastre. Fue como si dijera: acá yo limpio mis otros problemas pudriendo todo", sentenciaron.

Desde el ARI, en cambio, trataron de ser más conciliadores. "La culpa no la tiene Carrió ni Patricia Bullrich. Ella fue la responsable técnica pero no política, los legisladores de Capital también tendrán que hacer una autocrítica. Es necesario hacer un análisis cuidadoso", le aseguró a Página/12, el secretario general del ARI, Carlos López Iglesias.

Consultada por este diario, Bullrich aseguró que nadie le hizo ninguna crítica sobre la campaña electoral. "Cuando me planteen algo, responderé", desafió. Consultada sobre la actitud de Stolbizer, se limitó a marcar que la decisión respecto de la convocatoria oficial "ya estaba tomada" y que "no era un momento oportuno para marcar diferencias". Como una de las cabezas de la estrategia de la CC, Bullrich desestimó las críticas por la falta de democracia interna y sostuvo que "siempre en una organización compleja el sistema está en discusión".

A esos conflictos internos se le agregó en los últimos meses la vuelta del vicepresidente Julio Cobos a la UCR, lógico competidor de Carrió por el liderazgo del Acuerdo Cívico y Social. En el marco de la pelea por la candidatura presidencial del frente panradical, se impuso la postura de Cobos de concurrir a la Casa Rosada. "El no opera, ni hace movidas de este tipo. El está ahí como un faro y las moscas se le pegan porque son atrapadas por la luz", relató un dirigente de la CC para desestimar la importancia de Cobos en el quiebre del espacio.

Comentá la nota