Dicen que la crisis limita la negociación por sueldos

Dicen que la crisis limita la negociación por sueldos
El ministro Fernández dijo que prevén llamar a los gremios en marzo pero que este año hay otras prioridades.
Cuando los sindicatos estatales ya calientan motores para pedir un nuevo aumento salarial en el orden del 20%, oficialmente reina la cautela. Según dijo ayer el ministro de Gobierno, Emilio Fernández, este año la crisis juega un papel fundamental.

"Seguramente nos vamos a reunir en marzo con los gremios, pero no quiere decir que se traduzca en un porcentaje. Nuestra prioridad es que lo laboral no decaiga y bajar los niveles de desocupación. Hay que revisar el marco coyuntural de este año, priorizar los problemas. Por ejemplo, apuntar a que no decaiga el sector privado, con recursos provinciales", dijo el funcionario.

No obstante, la cita para analizar sueldos es ineludible, según Fernández. Aseguró que sí o sí retomarán el pase de lo que queda de tickets al sueldo, como indica la llamada Ley Recalde, que también es una mejora para el empleado público para tener una mejor jubilación (ver aparte).

Los gremios estatales se sientan todos los años promediando febrero o marzo, para discutir salarios, en la Mesa de Relaciones Laborales, que integran por la parte oficial los ministros Fernández y Aldo Molina (Hacienda), y por la parte de los trabajadores los gremios ATE, UPCN, ATSA, SOEME y Sitraviap. Por otro lado se reúnen con la Intergremial de la Salud.

Según Fernández, la cita de marzo próximo, para la cual no hay fecha concreta, servirá para analizar "todo lo que hemos logrado en el último año, en el que se hicieron dos adecuaciones salariales, una en febrero y la última en agosto".

El ministro explicó que "este es distinto a otros años y siempre vamos a privilegiar el mantenimiento de la fuente laboral". Sobre el ejemplo de usar fondos públicos en lugar de para un aumento a estatales para dinamizar el sector privado, Fernández detalló que "puede motorizarse la obra pública con la construcción de más escuelas para generar más puestos de trabajo".

Además del año donde se esperan ver los efectos de la crisis financiera internacional, este es un año electoral, factor que también influirá en las negociaciones, según reconoció el ministro. En 2007, el gobierno postergó las charlas con los sindicatos hasta después del 12 de agosto, con el argumento de que "podría confundirse el llamado con una actitud demagoga".

Comentá la nota