Dice Hipólito

El legendario dirigente radical Hipólito Solari Yrigoyen, sostuvo por LT10 que hay provincias donde no existe la libertad de prensa, que la situación carcelaria es tremenda en el país y que los derechos humanos no son solamente los civiles y políticos.
A 25 años de la recuperación de la democracia el presidente de la Convención Nacional de la UCR y titular de la ONG'S "Nuevos Derechos del Hombre" sostuvo por LT10, la radio de la Universidad Nacional del Litoral, que hay provincias donde no existe la libertad de prensa, que la situación carcelaria es tremenda en el país y que los derechos humanos no son solamente los civiles y políticos sino también los económicos, sociales y culturales.

Además, el actual presidente de la convención de la UCR remarcó que todo esto está disimulado desde el punto de vista social con las estadísticas falsas del Indec, pero nada es comparable a la gran tragedia nacional que terminó hace 25 años.

LAS DEUDAS PENDIENTES DE LA DEMOCRACIA

"La democracia tiene muchas deudas sociales, especialmente, y aún desde el punto de vista de las libertades públicas y de los derechos humanos, ha sido un período positivo en el balance final; pero, de todas maneras, no ha habido una historia de progreso lineal, sino una historia de avances y retrocesos en la materia".

"Ahora, personalmente, creo que estamos en un período de retroceso. De manera que la lucha por mantener el sistema democrático y profundizarlo, creando nuevas y más amplias fronteras para las libertades públicas y la justicia social, sigue siendo una lucha importante en la Argentina."

"Estamos en retroceso porque en el panorama del país uno puede examinar que hay numerosas provincias en donde la libertad de prensa no existe; existe en la capital donde los medios importantes cuentan con peso propio y pueden formular las críticas necesarias sin que nadie los moleste; nada más que discursos presidenciales que los afectan y ya es bastante."

Consultado sobre si hay madurez cívica en la Argentina Solari Yrigoyen, señaló que "ha habido un avance pero no me animaría a decir que la sociedad Argentina se caracteriza por su madurez política. Este año la gente demostró que quiere vivir en democracia y que no soporta que se le recorten sus derechos y garantías. Pero hay un sector de la población que es indiferente a las medidas autoritarias".

Sobre los problemas de inseguridad que padece el país, el ex senador remarcó que "los problemas de inseguridad se deben encarar doblemente. Por un lado hay que luchar contra las lacras sociales y por otro lado, el gran arma es el beneficio de resguardar los derechos humanos. Aquí aparecen profetas como Blumberg que proponen cualquier cosa. Ellos tienen que entender que los derechos humanos son para todos y este todos incluye a los delincuentes".

"También el derecho de reunión ha sido cercenado en provincias. Hay que tenerlo en cuenta, en la ciudad de Buenos Aires, que vive una situación diferente."

"Sin ir más lejos, la situación carcelaria es tremenda; es una violación constante de los derechos humanos, incluyendo a la tortura, que se practica como ha sido denunciado hasta por los defensores carcelarios, defensores del pueblo."

"Esta es una realidad, pero también está la otra, porque los derechos humanos no son sólo los derechos civiles y políticos, sino los derechos económicos, sociales y culturales y los índices que vemos en Argentina son alarmantes de un aumento de la pobreza, del trabajo infantil, de la pobreza, de la marginación, del trabajo en negro, de la desocupación."

"Todo esto está disimulado desde el punto de vista social con las estadísticas falsas del Indec. Sin embargo, hay otras fuentes estadísticas que han sido denunciadas, no sólo desde el punto de vista político, sino del punto de vista religioso como lo ha hecho la Iglesia Católica. Por eso, considero, que no vivimos el mejor momento."

Comentá la nota