Díaz Achával sería el defensor del Pueblo.

Alarcón ocuparía un cargo en el Poder Judicial de la Provincia. La vacante se puede producir por renuncia o fin de mandato.
Según pudo averiguarse ayer de fuentes dignas de crédito, quién sería propuesto ante la Legislatura provincial para ocupar el cargo de defensor del Pueblo de la Provincia, sería el ex-diputado provincial, Martín Díaz Achával.

Para ello debe haber una propuesta ante la Legislatura para su tratamiento.

Es que la inminente asunción en un cargo ejecutivo en otro poder del Estado, por parte del actual defensor Darío Alarcón, precipitó las cosas.

Frente a un eventual cambio de funciones de Alarcón, el trámite parlamentario puede consistir o bien en esperar que su mandato culmine, el próximo 12 de abril, fecha en la cual quedará automáticamente vacante el órgano y entonces la Legislatura estará habilitada para proceder a designar un nuevo titular en el cargo de defensor del Pueblo.

Por otra parte, cabe la posibilidad de que obre una renuncia anticipada de Alarcón, por lo que esta situación deberá ser tratada y aprobada por Diputados. Producida la vacante o aceptada dicha renuncia, se procederá a cubrir el cargo con la propuesta que surja en el plenario parlamentario. Mientras que el actual titular en el cargo no renuncie o le venza el mandato acordado, no podrá ejercer ninguna otra actividad. Al respecto la propia constitución establece que el defensor "es designado por la Cámara de Diputados, con el voto de la mayoría absoluta de los miembros y removido por las dos terceras partes de sus integrantes".

Además, la Ley Nº 6320, dictada en consecuencia de este mandato constitucional en su Art. 2 reza "es titular de este organismo un funcionario denominado defensor del Pueblo, quien será elegido por la Legislatura". Asimismo, establece los requisitos para desempeñar el cargo, de tener las mismas condiciones que para ser diputado provincial y, además, poseer título de abogado con cinco (5) años de ejercicio en la profesión.

Por ello, la designación del defensor del Pueblo de la Provincia tiene un procedimiento parlamentario, que se origina en una propuesta del bloque de la mayoría, y luego se somete a votación las diferentes mociones siendo necesario, para su aprobación, la mayoría absoluta de los miembros.

Es decir que, el ciudadano propuesto, que cuente con el voto de esta mayoría especial resultará electo por la Legislatura y debe prestar juramento ante ella.

Siendo ello así, la especulación en torno a la futura asunción de Alarcón en el Poder Judicial de la Provincia, está supeditada al vencimiento de su mandato o a la aprobación de su renuncia por parte de la Cámara de Diputados, para luego quedar expedita su incorporación a otro poder del Estado.

Se aclara que, los únicos funcionarios de la Defensoría del Pueblo que necesitan pliego son los adjuntos, quienes son designados por el defensor del Pueblo y necesitan el acuerdo legislativo para asumir sus funciones.

Es decir que la propuesta del defensor del Pueblo (el pliego), se remite a la Cámara de Diputados quien acuerda su designación y luego juran ante ella. De acuerdo a la modificación introducida por la Ley 6315, el defensor del Pueblo debe elevar una terna con los nombres de los adjuntos, de entre los cuales se deben elegir dos de ellos, uno que se desempeñará como defensor del Niño y otro como adjunto de ambos defensores, según lo establece el Art. 11 de la Ley 6315.

Comentá la nota