Días de rosca política en la Legislatura

En la Cámara baja buscan acordar la continuidad de las autoridades actuales. Ante la proximidad del recambio legislativo del 10 de diciembre ya empezaron las reuniones para mantener los espacios de poder
En la Cámara baja buscan acordar la continuidad de las autoridades actuales. Ante la proximidad del recambio legislativo del 10 de diciembre ya empezaron las reuniones para mantener los espacios de poder

Ante el recambio legislativo del 10 de diciembre próximo se adelantó la rosca política en la Legislatura bonaerense. Por un lado, en Diputados se definen en la bancada oficialista del Frente para la Victoria-PJ los cargos del bloque y la Cámara baja. Paralelamente, la semana pasada se planteó desde el Senado una silenciosa interna con la conducción de la Cámara joven.

La principal definición es por la presidencia de la Cámara baja, aunque el actual titular del cuerpo Horacio González, continuaría en su cargo de acuerdo a las reuniones previas que mantuvieron los líderes del oficialismo parlamentario con los diputados de su bloque (actuales y electos). El apoyo de la mayor parte del bloque y la buena relación con el gobernador Daniel Scioli avalan al diputado de Ituzaingó, que responde al intendente Alberto Descalzo, un dirigente de peso de la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Sin embargo, no todos los oficialistas están conformes con el actual liderazgo que ejerce un grupo reducido de diputados en la Cámara baja bonaerense y algunos de ellos preferirían un cambio sustancial con la nueva conformación del cuerpo.

Por el lado de la oposición, se amagó con formar un frente para disputar la conducción en Diputados, impulsado en mayor medida por el jefe de la bancada de Pro, Jorge Macri. Sin embargo, las diferencias de las distintas bancadas harían casi imposible consensuar un candidato opositor. Aunque en algunos temas podrán ponerse de acuerdo, en la nueva Cámara baja habrá al menos 7 bloques opositores (4 del Acuerdo Cívico y Social y 3 de Unión-Pro) y hoy están muy lejos de disputar la presidencia, a pesar de que algunos quieren hacer el esfuerzo.

Aunque por ahora es sólo un rumor, circula en los pasillos legislativos la versión de que el actual diputado nacional con mandato hasta 2011, José María Díaz Bancalari, podría bajar al parlamento provincial (fue electo por la Segunda Sección en las pasadas elecciones). En ese caso, el dirigente del peronismo bonaerense tendrá una participación mayor en los espacios de poder y pondría en peligro el liderazgo actual en el bloque del Frente para la Victoria-PJ.

Sin embargo, para las autoridades de la Cámara habría consenso para que González continúe como presidente y la vice siga en manos de Horacio Delgado, puesto por el actual ministro de Agricultura nacional, Julián Domínguez, que todavía tiene peso en el cuerpo a pesar de su salida.

Sin embargo, es más cuestionada la continuidad del polémico diputado Raúl Pérez, al frente del bloque FpV-PJ. Hay algunos que rechazan a Pérez, que estuvo acusado por la Justicia en una causa por enriquecimiento ilícito. Además, pesa sobre su gestión no haber podido contener el éxodo de diputados que llevó al oficialismo a perder la mayoría y no poder garantizar la aprobación de leyes sin apoyo de aliados.

Además, se espera que luego del recambio la diáspora oficialista sea aún mayor lo que podría ser catastrófico para el oficialismo parlamentario. En esa intención ya se anotó el diputado duhaldista, Gabriel Villegas que, a pesar de estar dentro del FpV-PJ, ya votó en disidencia a su bloque y marcó su postura anti kirchnerismo en varios comunicados.

Celos entre senadores y diputados

En la relación entre los senadores y los diputados del Frente para la Victoria-PJ afloraron algunas diferencias que evidenciaron un distanciamiento. La disputa silenciosa se da entre las conducciones que encarnan el vicegobernador Alberto Balestrini en la Cámara alta y Horacio González en

Diputados.

González responde al intendente de Ituzaingó y referente de la FAM, Alberto Descalzo, y el presidente del Senado y ex intendente de La Matanza no comulga con la federación de municipios que conduce el jefe comunal de Florencio Varela, Julio Pereyra.

La semana pasada, los senadores oficialistas comandados por Balestrini le hicieron saber a los diputados su disconformidad por los cambios introducidos en las leyes de nocturnidad y postergaron una semana más la sanción de los dos proyectos, reclamados con urgencia por el gobernador Daniel Scioli.

Además, hicieron un desplante a una invitación de González para mantener un encuentro con el ministro de Economía Alejandro Arlía. El presidente de la Cámara baja había organizado el encuentro el martes pasado en su residencia de 53 entre 3 y 4 pero los senadores no concurrieron.

Por otra parte, desde que asumió como segundo de Daniel Scioli en la Provincia, e incluso antes, se anticipó una relación conflictiva entre el gobernador y su vice. Sin embargo, el también presidente del PJ bonaerense se encargó de desmintir cada uno de los rumores de peleas con Scioli y publicamente apoya incondicionalmente al gobernador.

Aunque, desde el Senado ha dado algunas muestras de disconformidad con el manejo de los proyectos de ley departe del Ejecutivo. Uno de los hechos que molestaron a Balestrini y los suyos fue la desprolija sanción de la reforma impositiva, de la que ya se hablaba de reformarla antes de ser votada por la Cámara alta.

De hecho, el proyecto correctivo que envió el Ejecutivo para cambiar la reforma impositiva no fue votado la semana pasada. En el Senado mantienen la premisa de que los proyectos de ley que no son analizados en comisiones parlamentarias no se tratan en el recinto, aunque los tiempos del Ejecutivo requieren mayor rapidez.

Nueva relación de fuerzas

El recambio legislativo dejará al oficialismo disminuido en ambas cámaras, ya que perderá la mayoría propia en el Senado y quedará con 19 de los 46 senadores, con uno solo de diferencia frente a la segunda fuerza parlamentaria, el Acuerdo Cívico y Social (ACS), que estará fragmentado.

En Diputados, el éxodo de oficialistas al peronismo disidente ya dejó al FpV-PJ sin la mayoría, pero después del 10 de diciembre quedará aun más disminuido. El oficialismo tendrá 36 de los 92 diputados provinciales, igual número que el ACS, aunque este último dividido en cuatro bancadas: Ari, Gen UCR y Confe (cobistas).

Comentá la nota