En 30 días retirarán la manga que cruza avenida de la Costa

Hubo que esperar años, aunque ahora faltan sólo 30 días. Este es el plazo estipulado por la Municipalidad, para que la ex cerealera Servicios Portuarios desmantele la manga transportadora de granos que atraviesa la avenida de la Costa entre Francia y Oroño. El predio será reconvertido en un proyecto inmobiliario que contempla dos torres de 44 pisos cada una y un hotel 5 estrellas en parte de la estructura de los silos. Así, se cumplimenta el último paso en Puerto Norte, transformado hoy en un imán de las inversiones en propiedad horizontal.
Según fuentes consultadas por La Capital, la actividad cerealera cesó en diciembre pasado. De ahora en más, la ex unidad III licitará la demolición de un área de los silos y el retiro de la manga que se apoya sobre parte de la barranca de la costa central.

Para ello será necesario interrrumpir el tránsito, al menos por uno o dos días, en este punto neurálgico que conecta el centro y el norte de la ciudad. "Ya se retiraron los motores y las maquinarias de las norias, también se están desmantelando las oficinas", indicó el subsecretario de Gobierno, Jorge Elder, al precisar que el retiro de toda la estructura de la cinta transportadora sumado a los soportes sobre la ribera "deberá hacerse este mes". La directora municipal de Asuntos Jurídicos, Carmen Donadío, agregó que la firma portuaria "está tramitando los permisos ante el municipio para hacer el retiro, y tendrá a su cargo más de un 60 por ciento del ensanche a dos manos de la avenida de la Costa". El resto será responsabilidad del grupo Lattuca, que construye las torres Dolfines Guaraní.

"La terminal está desactivada hace más de 30 días y en proceso de desmantelamiento; se trata de una situación delicada que además requiere de varias autorizaciones", confió una alta fuente de Servicios Portuarios.

Luego de la firma del convenio de urbanización, y su posterior ordenanza aprobada en mayo pasado por el Concejo Municipal, el estudio de Alberto Fernández Prieto está trabajando en el diseño de dos torres de 44 pisos cada una y de un hotel 5 estrellas. La materialización de este proyecto se hará en paralelo con la obligación que tiene el emprendedor para concretar la obra pública.

Esto significa que la construcción de la doble mano junto a un paseo peatonal sobre la costa, y la apertura de una calle interior al predio tendrá que concretarse en primera instancia.

El avance en este último eslabón de Puerto Norte es el resultado de un convenio de advenimiento entre Servicios Portuarios y la Municipalidad luego de una extensa batalla judicial.

Final feliz. El Ejecutivo buscó hacer valer el Plan Regulador para los usos urbanos permitidos en la ciudad y que datan de 1956. En este contexto, se acordó una restricción a la actividad portuaria al dejar en funcionamiento sólo los puertos de Pellegrini al sur.

La empresa apeló a la vía judicial y obtuvo una medida cautelar de la Justicia Federal, ratificada en segunda instancia por la Cámara de Apelaciones.

Esta situación le permitió a Servicios Portuarios estar en actividad durante casi una década.

Finalmente, la Corte Suprema de la Nación dejó sin efecto el recurso y permitió destrabar la situación.

Comentá la nota