En 15 días los precios sufrieron alza del 3%

Un reciente relevamiento de precios de alimentos, bebidas y artículos de limpieza y perfumería arrojó como resultado una fuerte alza del 3 por ciento en los 15 primeros días de agosto. Los picos de aumento se registraron en verduras (18 por ciento), harinas (10 por ciento) y carnes (5 por ciento).
La medición alerta sobre la suba de precios en un contexto de caída de la actividad económica (estanflación) y sus efectos sobre los niveles de pobreza, que estarían empinándose aceleradamente.

Según el Sistema Monitor de Precios (SMP), desarrollado por la Asociación Dirigentes de Empresa (ADE), durante el período que va del 1 al 15 de agosto de 2009, se registró un alza promedio de precios en alimentos, bebidas, artículos de limpieza y perfumería, de más de un 3 por ciento.

La entidad informó en un comunicado que realizó sus registros sobre las góndolas virtuales de supermercados de la Ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata y Rosario.

"Comparando con igual período del año anterior se registra un aumento promedio del 14 por ciento", indicó ADE que precisó que la suba más importante se produjo en las verduras (18 por ciento) por efecto estacional.

Se destaca además el aumento en el precio de las harinas (10 por ciento) y su inmediata repercusión sobre las pastas (9 por ciento), las tapas de empanadas (8 por ciento) y los productos de panadería (6 por ciento).

Por su parte, los distintos cortes de carne vacuna registraron un incremento de 5 por ciento en promedio durante el mismo período.

Asimismo, ADE calculó el costo de la canasta básica total (2.221 pesos), con un aumento promedio del 6 por ciento, manteniendo la tendencia de mayor incremento en los precios de los productos de primera necesidad y sobre las llamadas segundas marcas.

Según la entidad ese costo consume el 75 por ciento de los ingresos de una familia tipo que reúna dos salarios mínimos (2.480 pesos) y marca cómo límite de indigencia una canasta básica alimentaria de 979 pesos.

Por otra parte ADE señalo que en la ciudad de Buenos Aires se registró un aumento promedio de combustibles del 2 por ciento, siendo los más afectados el GNC (4 por ciento) y el GASOIL (2 por ciento), ambos de uso habitual para el transporte de cargas y pasajeros.

En relación a los resultados de la encuesta el titular de la entidad, doctor Gastón O’Donnell, señaló que "Se observa una gran disparidad en los aumentos de los alimentos y bebidas entre los grandes conglomerados del interior y Capital, donde el control de precios funciona mejor".

La pobreza también sube

En tanto, el especialista señaló que "el aumento promedio del 3 por ciento es muy elevado" y que "la caída en términos generales de la inflación (ya no es del 23% si no del 14%) se debe a la caída en las ventas".

"Si bien no estamos técnicamente en estanflación, sí se verifica que los precios siguen aumentando y la actividad económica cae", explicó O’Donnell que dijo que "preocupa enormemente que esta tendencia pueda profundizar el escenario de caída de la actividad ya que las enormes cifras de pobreza no podrán revertirse".

Según el especialista "la caída en los indicadores de la realidad social es lo que más debe preocuparnos en este momento".

El informe también alertó sobre el cambio que se quiere introducir en la medición de la pobreza. "Es sabido que los datos de la Encuesta Permanente de Hogares (el insumo fundamental para calcular los porcentajes de pobreza e indigencia que se cruza con el índice de precios), el INDEC no lo hace público", señaló la entidad.

"Por lo tanto -agregó- las mediciones de pobreza que se pueden hacer siempre son estimaciones. Pero ahora, además de ocultar esas cifras pretenden medir la pobreza a partir del consumo y no de los ingresos. El consumo sólo es un indicador indirecto, por eso pretender medir así la pobreza es una aberración".

Comentá la nota