En 15 días podrán hacerse las primeras uniones civiles.

El gobierno municipal anunció que promulgará rápidamente la ordenanza y que aportará los recursos técnicos y humanos para que las parejas gays puedan registrar oficialmente su convivencia.
La unión civil de parejas homosexuales podrá arrancar en Río Cuarto recién dentro de 15 días, cuando el gobierno municipal haya no sólo promulgado la ordenanza sino también creado las áreas que fijó el Concejo Deliberante.

Claudio Miranda, secretario de Gobierno, deberá instrumentar la ordenanza que el jueves aprobaron los concejales por unanimidad. "Vamos a promulgarla inmediatamente y, después, llevaremos adelante todo lo que tenga que ver con las áreas administrativas", indicó Miranda.

El texto de la ordenanza impone que el gobierno designe a un oficial público a cargo del Registro de Uniones Civiles. "Analizaremos lo que impone el texto y lo pondremos en marcha. A lo sumo lo tendremos listo en 15 días", declaró el secretario de Gobierno.

Miranda manifestó que la ordenanza será evaluada técnica y jurídicamente y que la decisión política es darle todo el alcance que imponga la ley. "Sabemos que las normas municipales obviamente tienen limitaciones. Pero siempre implican avances importantes para la sociedad. Es positivo que desde las instituciones se vayan interpretando los cambios en la dinámica social y creo que, en ese sentido, las instituciones no deben ir detrás de los cambios de la sociedad sino que tienen que adelantarse para darles cobertura institucional", opinó el funcionario del gobierno municipal.

Hasta ayer, no habían existido pedidos formales en el Palacio Municipal para sumarse al Registro de Uniones Civiles.

La ordenanza que aprobó por unanimidad el Concejo Deliberante no alcanza solamente a las parejas homosexuales. Implicará además una simplificación de los trámites para demostrar la convivencia que normalmente deben hacer las parejas heterosexuales que no se han casado.

Según manifestaron los concejales cuando se debatió el proyecto, el registro de uniones civiles permitirá que, de ahora en más, las parejas heterosexuales y homosexuales tengan una constancia oficial para tramitar pensiones en Anses y la inscripción en una obra social. Sin embargo, ayer dentro del propio Concejo permanecían las dudas sobre su alcance jurídico real. Y hasta el propio Miranda reconoció que las ordenanzas locales tienen limitaciones.

En la ordenanza se incluye una serie de requisitos que los integrantes de la pareja deberán cumplir para poder unirse civilmente:

Acreditar una unión estable. La ordenanza fija que la pareja deberá demostrar un año de convivencia, que tendrá que ser probada por dos testigos. No pueden ser testigos los consanguíneos o afines en línea directa.

Deben tener domicilio legal en Río Cuarto, con una antigüedad mínima de un año de residencia.

No pueden unirse civilmente los menores de edad, los parientes hasta cuarto grado de consanguinidad en la línea descendente, ascendente o colateral. Tampoco podrán estar en el registro quienes son parientes por adopción plena, los parientes por adopción simple, entre adoptante y adoptado, adoptante y descendiente o cónyuge del adoptado, y los declarados dementes.

Hay dudas jurídicas en las obras sociales

En las obras sociales hay desconcierto. La mayoría aún no sabe qué hacer con la ordenanza que acaba de aprobar el Concejo Deliberante sobre las uniones civiles y que, en teoría, podría darles a los integrantes de las parejas homosexuales la llave para tramitar su afiliación a una mutual.

Actualmente, las obras sociales aceptan a las personas que están en concubinato.

"Pero no sabemos qué hacer si viene una pareja del mismo sexo. Hemos pedido asesoramiento a nuestra sede central en Buenos Aires. La semana próxima nos van a contestar. La verdad es que no tenemos conocimiento sobre cómo debemos actuar ni la incidencia real que puede tener esta ordenanza", dijo el representante de una de las más importantes obras sociales de la ciudad.

Un directivo de una prepaga coincidió en el desconcierto. "Legalmente no sabemos nada, no tenemos ningún conocimiento sobre el alcance de la ordenanza", manifestó.

Agregó que también deberán hacer consultas para determinar cómo actuar si una pareja homosexual se presenta para afiliarse.

La excepción fue la obra social provincial. Diego Bollo, de Apross, manifestó que desde 2006 el estatuto de la mutual estatal contempla la cobertura a personas del mismo sexo. En este caso, entonces, la ordenanza no hace falta porque sólo con presentar una declaración jurada la pareja es aceptada.

En 3 años, no se afilió ninguna pareja gay en todo el departamento Río Cuarto. En Córdoba, hay 11.

Comentá la nota