En 15 días lanzan el plan para remodelar la terminal de ómnibus

La alicaída Estación de Omnibus Mariano Moreno entrará en una etapa de remodelación después de mitad de año. Aunque el proyecto definitivo se lanzará dentro de dos semanas, el titular de la empresa municipal que la administra, Oscar Borra, adelantó que la obra costará unos diez millones de pesos de inversión público-privada e incluirá distintos aspectos: remodelación y traslado de locales comerciales, arreglo de techos, cambio de pisos, concentración del estacionamiento en el sector oeste de la terminal y de las boleterías (para lo que algunas oficinas hoy dispersas en el hall central deberán desaparecer).
  "El proyecto está prácticamente terminado", afirmó ayer Borra. El funcionario aclaró que todo lo que es de valor patrimonial en el edificio, incluida la fachada, no se verá afectado por la intervención planeada.

   En cambio, sí será parte del proyecto el cambio del piso, actualmente muy deteriorado, una segunda etapa de impermeabilización de los techos, arreglo de mampostería y pintura general.

Mejor circulación. El hall central también sufrirá modificaciones, básicamente porque algunas boleterías actualmente dispersas en esa área desaparecerán para concentrarse en un único sector, con lo que la sala de espera y de servicio para los pasajeros "quedará más amplia y confortable, y se mejorará el flujo de comunicación dentro de la estación", dijo Borra.

   Lo que también se concentrará, pero en el ala oeste de la terminal, es el estacionamiento. En principio, ocupando el lugar donde hoy se encuentra la estación de servicios, que no estará más en el predio. Y como el sector norte de actual parking sobre Santa Fe quedará liberado, se piensa destinar al ingreso de colectivos urbanos y taxis.

   También se redistribuirán los locales comerciales "de manera más equitativa", afirmó el titular de la terminal, aunque buena parte de esa movida quedará sujeta a un nuevo llamado a licitación para ocuparlos, ya que hoy siguen abiertos gracias a una prórroga en el contrato de concesión (ver aparte).

   La idea, sostuvo Borra, es que los trabajos arranquen durante el próximo semestre y se extiendan a lo largo de dos años. La inversión rondará los diez millones de pesos, la mayor parte de capitales privados.

   La última remodelación que se realizó en la terminal —un edificio de alto tránsito por el que circula un promedio de más de un millón de personas por mes— fue durante 2004, para el III Congreso Internacional de la Lengua Española que tuvo a Rosario como sede.

Comentá la nota