Dos días con las aulas en silencio

Mañana y pasado paran los maestros de la ciudad, en reclamo de una mejora salarial. El gremio UTE-Ctera denunció una reducción del presupuesto educativo durante el gobierno macrista. No hubo nuevos contactos con los funcionarios porteños.
Los sindicatos docentes porteños se preparan para cumplir un paro de 48 horas desde mañana. Hoy los maestros nucleados en UTE-Ctera darán a conocer una carta abierta dirigida a padres y estudiantes donde explican las razones que los llevaron a la medida de fuerza. Principalmente, señalan que la porción del presupuesto para educación dispuesta por el macrismo “se redujo de 25,3 por ciento –en 2008– al 23,8 por ciento –en 2009–”. Reconocen que la huelga es una medida “ingrata”, pero señalan: “O nos hacemos oír o la educación irá destruyéndose poco a poco”. En la primera jornada de protesta, los maestros se movilizarán hasta la casa de gobierno de la ciudad, a las 11, donde se sumarían los estatales de ATE Capital.

Después de rechazar la oferta que la gestión de Mauricio Macri les realizara en la mesa paritaria, uno de los gremios mayoritarios de la ciudad, UTE-Ctera, comenzará la semana con la difusión de una carta abierta dirigida a padres y alumnos en las escuelas. El escrito busca ofrecer una explicación acerca de por qué se llegó a la medida de fuerza, y comienza relatando cómo los docentes denunciaron “durante todo el año 2008 la disminución en la inversión en la escuela pública”. “Tenemos una relación fluida con los padres que se afianzó a partir de las decisiones que tomó el gobierno de la ciudad el año pasado, como la reducción de las becas estudiantiles o la quita de los subsidios a las cooperadoras. Queremos que quede claro que no es sólo un paro salarial, como quieren hacer creer los funcionarios”, aseguró a Página/12 Alejandro Demichelis, secretario adjunto de UTE.

En un tramo de la carta abierta que los maestros leerán en las escuelas denuncian que “el presupuesto educativo se redujo de 25,3 por ciento en 2008 a 23,8 por ciento en el 2009. El jefe de Gobierno ha otorgado un premio de 18 mil pesos a funcionarios que cobran 9 mil pesos. Esta suma es equivalente a 2.600.000 pesos, hemos exigido que este dinero sea destinado a libros, manuales, computadoras, infraestructura de las escuelas que más lo necesitan. El premio se otorgó y la escuela no recibió un peso”.

Pero además ponen el acento en que la disminución del presupuesto asignado al área sumó la “baja calidad y disminución en la comida y en las viandas en las escuelas –aunque se aumentó el canon a los concesionarios–; nueve mil chicos sin vacantes para el jardín de infantes; quita de los subsidios a las cooperadoras escolares –pilar de la escuela pública–; gravísimos problemas de infraestructura”, entre otras consecuencias.

Por unanimidad, los 17 sindicatos que representan a los maestros en la ciudad rechazaron el miércoles pasado la propuesta que presentaron los ministros de Educación, Mariano Narodowski, y el de Hacienda, Néstor Grindetti, de incrementar 110 pesos remunerativos no bonificables al salario y reiteraron su demanda de una suba del 15,5 por ciento, tal y como se acordó en la paritaria nacional. “Esperamos una semana y creímos que iba a haber una propuesta superadora”, afirmó Demichelis en referencia a la tregua que había solicitado Narodowski y que los gremios otorgaron para continuar luego el diálogo. “Hasta ahora no volvimos a tener contacto con los funcionarios. Estamos abiertos a seguir dialogando”, agregó el dirigente.

El de mañana será el segundo paro que los docentes porteños concreten en el incipiente año escolar, ya que el 2 de marzo, por primera vez en veinte años, el ciclo lectivo comenzó con otra medida de fuerza.

También en Río Negro continúa el conflicto docente: los maestros sostienen un paro por tiempo indeterminado desde hace 21 días, en reclamo de mejoras salariales. Son los docentes con el salario básico más bajo del país (444 pesos). Mientras tanto, los maestros de Jujuy comienzan hoy una huelga por 72 horas en todos los niveles educativos.

Comentá la nota