$ 2 diarios por alumno, para alimentos

Dado que las escuelas se encuentran cerradas debido a la emergencia sanitaria declarada y a las vacaciones de invierno nos preguntábamos que es lo que sucede con los chicos que asisten al comedor escolar, y actualmente no cuentan con este servicio.

Para ello nos comunicamos con Alicia Silva, actual consejera escolar, quien relató que se están entregando bolsas de alimentos a las familias de quienes lo necesitan.

Las mismas constan de leche en polvo, arroz, azúcar, fideos, harina de maíz, harina de trigo, aceite, latas de tomate, un jabón tocador, un paquete de yerba y son entregadas cada 15 días.

Además, un tema que nos resulta importante y nos llama la atención es el poco presupuesto que el Estado proporciona por chico para su alimentación diaria en los comedores. El valor que se destina suele ser de $2 por chico pero sólo por estas vacaciones se han logrado que este importe aumente a $3.

Aquí anexamos una carta publicada en ahorainfo.com.ar donde los trabajadores manifiestan su opinión al respecto:

Somos los trabajadores estatales quienes todos los años reclamamos al Estado provincial mayor presupuesto para la salud, la educación y acerca de la ración alimentaria que reciben los niños en las escuelas. Somos las cocineras y ayudantes las que nos ingeniamos cada día para hacer la comida de la manera más eficaz en cuanto a nutrición, siempre con pocos recursos, para nuestros chicos. En la provincia cíe Buenos Aires se dispone de $2.50 por cada niño en razón de todo concepto alimentario diario.

Somos los trabajadores estatales afiliados a ATE quienes realizamos todos los años un relevamiento de las necesidades en cada uno de los establecimientos escolares y lo elevamos al Consejo Escolar para debatir con las autoridades la manera de hacer que los servicios estén atendidos con la cantidad de personal y recursos necesarios e imprescindibles para otorgar una buena atención, justamente porque sabemos que del hambre y la educación de los niños se trata.

Somos los trabajadores estatales los que acompañamos al Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo en su campaña "EL HAMBRE ES UN CRIMEN" y junto con 50.000 trabajadores, niños y desocupados de todo el país, nos encontramos el pasado 12 de diciembre de 2008 para decirle al gobierno nacional que es URGENTE resolver la situación de la niñez, empezando por el hambre, la educación, el trabajo de sus padres, la vivienda que necesitan para vivir en familia, etc., con ternura, sensibilidad y esfuerzo militante. Aclarados los tantos acerca del hambre y la sensibilidad pasemos a la situación de los trabajadores.

En 2009 las paritarias fueron solicitadas al gobierno el día 4 de febrero para discutir la política salarial y veinte puntos que eran acuerdos paritarios de 2008. Por la dilación de la administración Scioli, la paritaria comenzó recién en el mes de marzo, con las clases ya iniciadas.

Los trabajadores decidimos solicitar un incremento salarial que ronde el 20% y no es cifra caprichosa: nos basamos en la inflación del 2008. Es decir que en realidad si lo lográramos sólo estaríamos evitando la pérdida del poder adquisitivo de nuestros salarios. Es interesante agregar que en paritarias surgió la necesidad de conformar una comisión de seguimiento de acuerdos paritarios, porque el gobierno tiene casi como norma, incumplir los tratos que firma con los trabajadores.

Luego de paritarias dilatadas, retardadas, postergadas, agotado el camino del diálogo nos queda NUESTRO DERECHO DE HUELGA, a la que nos lleva el gobierno porque parece ser la única medida que escucha. Nuestro derecho no pretende perjudicar a nadie: más bien, hace visible los problemas, muestra a! gobierno la fuerza de los trabajadores unidos y organizados. Y además EDUCA. Decía Paulo Freiré, el más grande educador latinoamericano de nuestro tiempo: "cuando un trabajador de la educación hace huelga está enseñando a los niños a defender sus derechos."

Para concluir queremos expresar que la gran masa de asalariados en nuestro país vive en la pobreza ya que no se logra con un sueldo (ni a veces con dos) cubrir el costo de la canasta básica familiar. A ver si nos entendemos: en nuestro país los trabajadores con trabajo SOMOS POBRES. Y aunque parezca una obviedad es necesario decir que los trabajadores somos también padres y madres así que sabemos bastante por propia experiencia sobre niños y necesidades.

Seda muy agradable sentirnos acompañados en esta lucha, por otros sectores y organizaciones, más que señalados como insensibles. Pero esto sí parece ser pura ilusión, porque ¿qué otros sectores están reclamando hoy por estos temas? ¿Alguien manifiesta preocupación por lo que comen los niños con hambre en días sábados, domingos y feriados?

Comentá la nota