La diaria crítica presidencial al campo fue desde Calzada

La diaria crítica presidencial al campo fue desde Calzada
"Les pido a los acumularon rentabilidades, que tienen más de lo que cualquiera de ustedes podría imaginar, una mano tendida", dijo la Mandataria, llamando a "dejar de oponernos por oponernos"
Como todos los días, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a cargar hoy contra los sectores de mayor rentabilidad en estos años (para el discurso oficial eso equivale exclusivamente al campo) y les pidió "solidaridad con el resto de los argentinos".

"Les pido a todos los que acumularon rentabilidades, que tienen más de lo que cualquiera de ustedes podría imaginar, solidaridad con el resto de los argentinos, la mano tendida", expresó la Presidenta, al inaugurar una escuela y anunciar otras obras en Rafael Calzada, partido de Almirante Brown.

Desde allí la Mandataria mantuvo hoy una teleconferencia con vecinos de Glew y José Mármol. La acompañaban el ministro Julio de Vido; el jefe de gabinete del gobierno bonaerense, Alberto Pérez y el intendente local Darío Giustozzi, hace apenas unos días anfitrión de Néstor Kirchner cuando este habló en el Club Brown.

"En estos años hemos crecido, pero también lo hemos hecho en paz por primera vez en mucho tiempo. No es con palos que se arregla un país, sino con trabajo y producción", sostuvo. En esa línea, remarcó que "para seguir creciendo, para defender el trabajo, todos tenemos que hacer un esfuerzo" y señaló que "el mayor esfuerzo debe ser para los que tuvieron más suerte en la vida para asegurar a todos los argentinos el gran objetivo de este gobierno, la igualdad de oportunidades".

Dirigiéndose a los vecinos de Almirante Brown, señaló que "cuando me encuentro con ustedes, inaugurando escuelas, cloacas, dando servicios y calidad de vida a quienes fueron abandonados durante décadas, siento que son los momentos más felices como Presidenta".

La Presidenta instó a "crear un nuevo modelo de sociedad en donde se puedan discutir los problemas pensando en los jubilados, en los chicos que van a la escuela, en los educadores. Tenemos que perder la cuestión de oponernos por oponernos"

Comentá la nota