El diálogo se rompió en Diputados

Ayer hubo un fuerte cruce en la Cámara de Diputados. El PJ se levantó de la sesión con una andanda de denuncias. ¿El detonante? Un intento del oficialismo de sacar a dos diputados opositores de una comisión de control del Tribunal de Cuentas.
Una escalada de tensión en la Legislatura terminó ayer en otro bochorno político en la Cámara de Diputados, donde los bloques justicialistas abandonaron la sesión en repudio a un proyecto oficial que intenta excluir a dos diputados opositores en una comisión bicameral de control del Tribunal de Cuentas para reemplazarlos por oficialistas. "¡Esto es una barbaridad!", denunció el diputado Mario Lacava unos minutos antes del portazo. Y advirtió sobre sus consecuencias: "Esto trae un problema institucional en la Legislatura y en la provincia. Es muy grave porque ¿cómo creen que seguirá la historia?", se preguntó el legislador. El consejo del PJ convocó para esta mañana a sus legisladores y a los secretarios generales de todos los departamentos para analizar la situación, en lo que ya se vislumbra como una amenaza al diálogo político que el ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti abrió la semana pasada con el presidente del PJ, Ricardo Spinozzi. Los dos diputados del PJ que oficialismo intenta cambiar son Alberto Cejas y Jorge Lagna para sustituirlos por Marcelo Brignoni y José Tessa.

Ya a media tarde, comenzó a crecer la tensión cuando los diputados del PJ se levantaron de la comisión de Labor Parlamentaria y dejaron en soledad a sus colegas del oficialismo ante un proyecto del Frente Progresista que modifica los números de la comisión bicameral de control del Tribunal de Cuentas, que está integrada por cinco senadores y cinco diputados. El 24 de abril, Diputados designó a sus cinco representantes: tres del oficialismo (el socialista Joaquín Blanco, el radical Carlos Fascendini y el demoprogresista Luis Mauri) y dos del PJ (Cejas y Lagna). La semana pasada, el Senado definió a los suyos: cuatro senadores del PJ (Rubén Pirola, Alcides Calvo, José Baucero y Alberto Crosetti) y uno de la UCR (Felipe Michlig). Así, el PJ tendría seis miembros (cuatro senadores y dos diputados), el Frente Progresista tres y la UCR uno. A esto, se agregó otro hecho: el miércoles a la tarde, la vicegobernador Griselda Tessio convocó a la primera reunión de la comisión a la que asistieron ocho legisladores, entre ellos Blanco y Mauri, pero no llegó a constituirse y elegir autoridades.

Y ayer, estalló la bronca. El Frente Progresista retrucó con un proyecto de resolución que mantiene en la comisión de Control del Tribunal de Cuentas a Blanco, Fascendini y Mauri, pero reemplaza a Cejas y Lagna por Brignoni y Tessa. "Nos expulsaron de la comisión de Control del Tribunal de Cuentas y no lo vamos a tolerar", advirtió uno de los jefes de los bloques justicialistas, Darío Scataglini.

Su colega, Luis Rubeo, interpretó la maniobra oficial en un contexto más amplio. "El gobierno no mandan los pliegos del Enress, no vienen los pliegos del Banco de Santa Fe, la comisión de seguimiento del Tribunal de Cuentas no se constituye. Nos parece que la tan mentada calidad institucional se viene vulnerando. No se puede tener un discurso de la transparencia durante tantos años y ahora, cuando les toca gobernar hacen lo contrario", disparó.

Ya en el recinto, Rubeo anunció que el PJ analiza "profundamente si vamos a seguir asistiendo a las reuniones de Labor Parlamentaria. Y más: cuando algunos legisladores quieren utilizar chicanas baratas que hacen al funcionamiento de esta Legislatura. La verdad, que no estamos dispuestos a tolerarlo más. Nos cansamos", apuntó.

El radical Darío Boscarol fue uno de los que defendió el reemplazo de los dos diputados del PJ por oficialistas. Y acusó al bloque del senadores del PJ de romper el equilibrio político en la comisión al designar a cuatro senadores justicialista y uno de la UCR. "Esto genera un desequilibrio para una comisión que siempre ha funcionado en paridad. ¿Dónde está la ofensa terrible?", dijo.

Le contestó el diputado Lacava, que consideró el proyecto oficial como "una sentencia de exclusión, irrespetuosa y arbitraria contra legisladores de la oposición. ¡Esto es una barbaridad. Una falta de respeto. Una provocación que se da en medio del diálogo político entre el gobierno y el PJ. Habría que preguntarse si Bonfatti conoce esta barbaridad. ¿Qué se supone que debe hacer el PJ ante esta barbaridad?, se preguntó Lacava. El murmullo en la bancada oficial metió más tensión. "Esta sesión es una cosa inaudita. Es un relaje institucional. Una falta de respeto esas ristas socarronas que vemos enfrenten".

El diputado del PDP, Gabriel Real comenzó a gritar desde su banca. "¡Ustedes se fueron hace quince días! ¡Ustedes dejaron la Cámara sin quórum!", le respondió Lacava.

﷓¡Sos milico de entraña! ﷓le volvió a gritar Alberto Monti.

El presidente de la Cámara, Eduardo Di Pollina trató de apaciguar los ánimos. "Esto es una provocación", insistió Lacava. "Que lo sepa la opinión pública y que sepa que lo que pasará en esta provincia de aquí en más es muy grave. Y no fue el PJ el que hizo esta provocación, porque jamás y a pesar de los miles de errores que cometimos llegamos a una infamia. Esto es una infamia, falta de respeto. Esto no tiene la más mínima posibilidad de prosperar si hablamos del respeto de la ley y la Constitución. ¿Dónde se ha visto que echen a dos miembros de la oposición sin fundamento? ¿Dónde ¿Cómo no nos vamos a indignar?".

Comentá la nota