Diálogo político y semana de definiciones

La presidenta Cristina Fernández recibirá finalmente al gobernador cordobés Juan Schiaretti el próximo miércoles en el marco del espacio de diálogo intersectorial que la administración nacional abrió tras la derrota electoral de junio pasado.
La invitación fue comunicada ayer vía telefónica al mandatario provincial por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, revelaron fuentes cercanas al funcionario.

El Gobierno nacional resolvió citar al gobernador cordobés –la reunión será el miércoles a las 20:00- cuando le restaban convocar a las reuniones mano a mano con la Presidenta apenas a ocho mandatarios y, de esa manera, completar la ronda de diálogo político con los 24 distritos del país.

Ese mismo día, la mandataria recibirá también al mendocino Celso Jaque, mientras que el jueves será el turno de Gildo Insfrán (Formosa) y Luis Beder Herrera (La Rioja), todos mandatarios del PJ.

La Presidenta ya recibió a los gobernadores de las provincias de mayor peso electoral del país, un grupo que Córdoba integra en el cuarto lugar después de Buenos Aires, Capital Federal y Santa Fe. Todos ellos estuvieron en la Casa Rosada en la primera s emana de la ronda.

Agenda de reuniones

Aunque la mandataria hilvanó la agenda de reuniones con el objetivo de dar señales políticas a los líderes provinciales aliados pero también a varios de sus principales adversarios, Schiaretti quedó relegado para el tramo final de los encuentros.

Esa postergación había abierto numerosas especulaciones ya que el cordobés mantiene desde largo tiempo atrás una tensa relación con el kirchnerismo, especialmente a partir de su firme posición a favor del campo durante la pulseada que ese sector mantuvo con el Ejecutivo nacional.

El Gobierno nacional todavía debe llamar formalmente a los mandatarios Daniel Peralta (Santa Cruz), Fabiana Ríos (Tierra del Fuego), Jorge Sobisch (Neuquén) y Oscar Mario Jorge (La Pampa).

Todo indica que tendrán que esperar hasta mediados de mes para recibir la invitación de la administración nacional.

Sucede que Cristina tiene en agenda dos viajes al exterior: el lunes a Ecuador para participar de la asunción de Rafael Correa y de una cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el martes a Venezuela donde se entrevistará con su colega Hugo Chávez.

Lectura conspirativa

La Presidenta había intentado despejar cualquier lectura conspirativa sobre el vínculo político de su administración con Schiaretti en la primera rueda de prensa que ofreció para hacer una evaluación pública de los resultados electorales.

Tras admitir las expresiones "diferentes" que el mandatario cordobés había formulado ante las políticas de su gestión, la mandataria advirtió que el Ejecutivo nacional "dialoga con todos los gobernadores". "No es ningún gesto de graciosa concesión, es mi obligación como presidenta", dijo entonces.

Sin embargo, los cortocircuitos que dominan esa relación volvieron a quedar expuestos en las últimas horas con el sorpresivo encuentro que Schiaretti mantuvo con el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, otro de los dirigentes que el poder K decidió marginar de su entorno.

Atento a ese cuadro, el ex funcionario evitó opinar sobre el vínculo Córdoba- Nación. "Yo no hablo de eso", le dijo Fernández.

Semana de definiciones económicas

Las mayorías legislativas que tiene el oficialismo en el Congreso serán puestas a prueba esta semana a partir del tratamiento de una agenda de asuntos económicos, alguno de los cuales genera tensiones internas.

Al tope de los temas conflictivos está el decreto presidencial que autorizó el aumento de las tarifas de gas, pero también figuran el proyecto gubernamental de autolimitación de los "superpoderes" y el borrador, aún en discusión, sobre las facultades delegadas por el Congreso al Ejecutivo, entre ellas las retenciones a la exportación de granos.

El "tarifazo", como dio en llamar la oposición al cargo fijo al gas, será tratado el miércoles próximo en la Comisión de Energía de Diputados. Será con un programa igual al que se siguió en la misma comisión del Senado el miércoles pasado: expondrán el secretario de Energía, Daniel Cameron y el interventor del Enargas (Entre Regulador del Gas), Antonio Pronsato.

Sin expectativas

No hay expectativas, sin embargo, de que los funcionarios del Ejecutivo puedan anunciar modificaciones en la decisión más allá del compromiso que hizo Cameron en el Senado: serán revisados aquellos casos en los que pueda haberse incurrido en un error.

No obstante, el compromiso parece insuficiente para calmar a los propios diputados oficialistas. "Tendrán que hacerle cambios", dijo una alta fuente del bloque del FPV en la Cámara. Sucede que la decena de fallos judiciales contra el "tarifazo" presiona sobre la decisión de los diputados y podría provocar nuevas deserciones que menguarían aún más la ajustada primera minoría oficialista.

La jujeña Carolina Moisés, por caso, hizo público su rechazo al decreto presidencial.

Sabedora de estas diferencias latentes, la oposición unificó posiciones en la Comisión de Energía con un proyecto de dictamen que deroga el decreto 2067/08 y que establece que sean tomado a cuenta de futuros consumos los mayores costos ya pagados por los usuarios. Así, el Pro, la UCR, el PJ disidente y el socialismo, que suman 15 miembros en la Comisión, aspiran a sumar eventuales "desertores" oficialistas. De aprobarse dictámenes, el tratamiento en el plenario sería el miércoles 19.

En el Senado, el oficialismo intentará, a su vez, avanzar en el tratamiento del proyecto enviado por la presidenta Cristina Fernández para acotar a 5 por ciento del Presupuesto la facultad de la Jefatura de Gabinete para redistribuir partidas.

Después de la accidentada reunión de esta semana, en la que la oposición, donde participo Luis Naidenoff, se retiró con fuertes críticas a partir de que pretendía limitar aún más ese porcentaje e incluir en el recorte a las Obligaciones a cargo del Tesoro, el jueves volverá a reunirse el plenario de las comisión de Asuntos Constitucionales y Presupuesto y Hacienda.

La intención de la bancada que conduce Miguel Angel Pichetto es aprobar un dictamen sobre el proyecto de "superpoderes", con el argumento de que es una "autolimitación" y que de facultades similares disponen una decena de provincias.

Delegación de facultades

Otro tema ríspido en la agenda económica legislativa son las facultades delegadas, que están en la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados. Aunque hubo amagues del oficialismo por apurar su tratamiento, recién este martes se reunirá la Comisión de Asuntos Constitucionales ante la decisión de la Cámara de darle "preferencia" de tratamiento en el plenario al día siguiente.

El calendario no permite más dilaciones.

El 24 de agosto vencen las facultades delegadas por el Congreso al Ejecutivo, un millar largo de leyes, entre las que se encuentra la de fijar derechos de exportación, como las retenciones a los granos. De llegarse a esa fecha sin decisión legislativa alguna, las facultades caerían y resoluciones administrativas podrían quedar en suspenso.

Habrá, seguramente, dos dictámenes. El oficialismo propone prorrogar las facultades delegadas al Ejecutivo, pero sólo por un año, y formar una comisión que con plazos y objetivos acotados dictamine sobre cada una de las mismas.

Los posibles aliados que el oficialismo necesitará para llegar al quórum condicionan su apoyo a que la prórroga sea sólo por seis meses y a un compromiso de tratar proyectos propios, como la asignación universal por hijo. La oposición plantea que las facultades lisa y llanamente vuelvan en su totalidad al Congreso.

Nuevo capítulo de las retenciones

Las retenciones son un subcapítulo entre esas facultades. La oposición pretende que una vez devueltas al Legislativo, sea éste el que fije los derechos de exportación. Pero el oficialismo entiende que esa discusión debe darse aparte, cuando se trate el proyecto de Presupuesto 2010.

"Las retenciones no sólo son una cuestión fiscal sino un instrumento clave de política económica", argumentan. Pretende que el Ejecutivo conserve la facultad para bajar el nivel actual de retenciones y sólo darle juego al Congreso en caso de que quiera subirlas.

También relacionado con el sector agropecuario, la Comisión de Agricultura intentará avanzar con un proyecto de desarrollo estratégico del sector lácteo, después que el miércoles Diputados terminó por aprobar la emergencia con un fondo anual de 500 millones de pesos. El martes completará las consultas a productores y supermercadistas, en la búsqueda de un "proyecto consensuado" con la oposición.

Comentá la nota