Diálogo Politico: Llamativas coincidencias.

Con religiosa puntualidad arribaron a Casa de Gobierno minutos antes de las 7.30 los tres representantes institucionales de la UCR, Mario Cimadevilla, Raúl Barneche y Roberto Risso, y fueron recibidos tal como se había anunciado con café y medialunas, pero no sólo por el gobernador Mario Das Neves y el ministro de Gobierno Máximo Pérez Catán, sino también por el vicegobernador Mario Vargas, el ministro coordinador Pablo Korn y el subsecretario de Relaciones Institucionales, Pablo Das Neves.
El primer encuentro oficial en más de 5 años de Gobierno duró menos de lo que muchos pensaban. Apenas una hora y cuarto bastó para que el Gobernador y sus funcionarios y los referentes del partido de la oposición más criticado, aclararan sus diferencias, se pidieran disculpas, y acordaran trabajar en conjunto en temas como recursos naturales, planeamiento y seguridad.

Las palabras luego del encuentro nadie las hubiera creído a fin del año pasado, cuando por ejemplo los diputados radicales denostaban el Presupuesto enviado a la Legislatura y los funcionarios del Gobierno se metían en la interna radical hablando de una «falsa renovación».

Sin embargo, un distendido Mario Das Neves dijo luego del encuentro que «institucionalmente con el radicalismo es la primera vez que nos reunimos», y si bien reconoció que hay un diálogo permanente con dirigentes, simpatizantes, e intendentes, sostuvo que «estaba faltando esta reunión y la hemos hecho y creo que fue muy importante».

DEFENSA DE LA ALTERNANCIA

En un resumen de la reunión, Das Neves dijo que se hizo un abordaje de temas coyunturales, como servicios, infraestructura social, escuela, salud y desocupación, y agregó que «en esto de planificar hacia adelante me parece que tienen que intervenir los partidos políticos que tienen representación, presencia, porque uno cuando planifica, planifica hacia las futuras generaciones y en ese sentido es importante que incluso aquéllos que no están hoy administrando el poder nos puedan dar su parecer y participar en una mesa y poner sus ideas».

También sostuvo que «no hay porqué descalificar, o sea, me parece que cada uno tiene una forma de ver las cosas que puede ser distinta al otro, y eso no tiene nada que ver con lo que estamos presentando, que es explicarle, como nunca se hizo acá, en ningún gobierno, explicarle hacia dónde queremos ir y nos gustaría que nos acompañen». El mandatario dijo además que «somos fervientes defensores de la alternancia en el poder y sabemos que hoy estamos nosotros y mañana pueden estar ellos, lo importante es que estén al tanto de qué es lo que se va resolviendo».

Y llamó a no tenerle miedo a dialogar, ya que «somos hombres y mujeres de acá de la provincia, tenemos la mejor voluntad de que esto le vaya bien al Estado», e indicó que «éste es un acto abierto que nosotros lo hacemos, si lo creen o no lo creen es un problema de ellos, yo veo que han generado muchas disputas internas en el propio radicalismo, es una cuestión que lo tendrán que resolver dentro de su propio partido».

CORDIALIDAD

A su turno, el presidente de la UCR, Mario Cimadevilla, definió a la conversación como «cordial, hemos sido tratados muy cordialmente, con mucho respeto, hemos planteado nuestras diferencias sobre algunas cuestiones, pero siempre en un clima de respeto».

Según dijo, «el radicalismo ha venido a ratificar lo que han sido sus posiciones públicas sobre el Gobierno durante todo este último tiempo, fundamentalmente al inicio de la conversación le ha expresado al Gobernador el agravio que como partido sentíamos frente a su permanente prédica».

«El Gobernador -continuó-, que creo que es un hombre de bien, públicamente hará las aclaraciones; sin perjuicio de ello, nos aclaró que nunca estuvo en su ánimo agraviar a la UCR». Cimadevilla agregó que «este diálogo expresa a nuestro punto de vista un punto de inflexión en lo que ha sido una política de permanente confrontación con las fuerzas opositoras».

CONSENSOS

Por otra parte, el titular de la UCR sostuvo que en la reunión «se ha planteado la necesidad de que las fuerzas políticas de la provincia acuerden lo que se llama políticas de Estado, que más allá de quién gobierne sirvan para la gente y para las generaciones que vienen». En ese sentido, manifestó que se hizo un pantallazo general sobre distintas cuestiones de actualidad de la provincia, «y le dijimos que queda ahora en el Gobierno a quien le pedíamos hechos concretos en esto de avanzar sobre la concreción de la definición de políticas donde todo el sector político, social y económico de la provincia pueda participar».

«En definitiva, nosotros hemos usado este diálogo para decirle al Gobernador lo que le veníamos diciendo públicamente por qué se lo decíamos y en la necesidad de evitar una política de confrontación para pasar a una política de consensos», finalizó.

Comentá la nota