DIÁLOGO CON LAS NUEVAS AUTORIDADES DEL HOSPITAL MUNICIPAL NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN

"Trataremos de aumentar los ingresos de forma impresionante"
Una semana después de asumir en la Dirección del Hospital, Guillermo González accedió a repasar los desafíos de su gestión. Lo acompañó Sergio Faro, nuevo director asociado. Hablaron de un inminente acuerdo con el Pami y reapareció la promesa de la terapia intensiva para adultos.

Las nuevas autoridades tienen un ojo puesto en la atención y otro en la recaudación.

8/1/2010 - Como ocurre en prácticamente todas las áreas de la administración municipal, también en el Hospital Nuestra Señora de Luján es extensa la lista de cuestiones urgentes y obras pendientes.

Con ese panorama por delante y en un contexto sensible como el de la salud pública, la semana pasada el intendente interino Hernán Mosca puso en funciones a Guillermo González como nuevo director ejecutivo del Hospital y a Sergio Faro, médico de carrera hospitalaria, como director asociado. "No estábamos conformes con los resultados", dejó deslizar una de las más altas autoridades municipales. Pero hacía meses que Graciela Rosso no conseguía convencer a ningún profesional "de su confianza" para asumir esas tareas.

Para aquellos cabuleros, el dato no puede pasar desapercibido: González y Faro asumieron la función el 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes.

En esa ocasión –días después ocurriría lo mismo con la asunción del director del Turismo- el gobierno local no convocó a los medios de comunicación. Y se limitó a informar del acto formal y un puñado de datos de González.

Esta semana EL CIVISMO le realizó una entrevista a los dos nuevos funcionarios.

- ¿Cuáles son los objetivos generales por los cuales aceptaron la Dirección del Hospital?

- González: Hace muchos años, casi cuarenta, que estoy en la gestión hospitalaria. Me sumo por la amistad y el conocimiento que tengo de la doctora Graciela Rosso, que en estos días atraviesa un problema personal.

Quiero colaborar en algunos puntos básicos que el martes pasado hablé con el intendente interino Hernán Mosca. Un objetivo central es poner en funcionamiento la terapia intensiva, una meta bastante deseada por la comunidad, y trabajar para los vecinos, porque es un hospital en el que te cruzás a la gente todos los días y si tienen un problema le tocan timbre al intendente en su casa.

Tenemos también, a punto de firmar, un convenio con Pami. El cobro de esas prestaciones ayudará a oxigenar las finanzas del Hospital. Y trabajaremos el Plan Nacer directamente en el Hospital, además de mejorar las recaudaciones en obras sociales.

La tarea es ardua, pero formamos un equipo de Salud en el que está la Secretaría de Salud, los centros de atención primaria y el Hospital. Acá no hay nichos ni compartimientos estancos. Todos debemos trabajar para la atención de la comunidad de Luján.

Y debo decir que estoy muy agradecido de tener como colaborador a Sergio por su calidad humana y por el conocimiento que tiene del Hospital y el trato que tiene con los profesionales.

- ¿Cuáles son los objetivos médicos de la nueva Dirección?

- Faro: Lo primero que debo decir es que siempre existió mucha voluntad del equipo médico. Es un Hospital que prácticamente no se sumó a los paros generales que se realizaron en Provincia. Hay mucha voluntad por parte de los médicos para que el hospital funcione. Yo acompaño a Guillermo porque conozco al hospital desde adentro. Estoy acá desde 1987, cuando empecé a venir como practicante. Hice guardia los domingos, trabajé en centros periféricos y estoy a cargo de un programa de diabéticos, además de tener buena relación con los pacientes y con mis colegas. Con todo eso quiero acompañar a Guillermo en la gestión.

Es cierto que en el Hospital hay muchas cosas que todavía no se hacen y eso responde a una falta de complejidad. El hospital tiene baja complejidad y no tener terapia es una limitante muy importante. Hay cosas que podríamos hacer por la capacidad médica, pero no podemos encararlas por carencia de infraestructura. Para esto último necesitamos plata. Por eso buscamos mejorar los convenios con las obras sociales porque atendemos a muchos de sus beneficiarios y se calculó que el 20 por ciento de las atenciones es de gente de otros partidos cercanos, que vienen porque aseguran que acá se los atiende mejor.

- Teniendo ambos varios años en la profesión, ¿qué motivaciones los llevan a tomar una función como esta, ya que seguramente en el ámbito privado tendrían mejor remuneración?

- González: En mi caso, soy defensor acérrimo de la salud pública. Creo que la salud es un derecho y considero mi maestro a Ramón Carrillo. Sigo su escuela y considero que al hospital tendría que llegar sólo lo agudo. Soy muy partidario de la atención primaria y de contener allí con sus consultas, pero es muy difícil convencer a la gente para que venga al Hospital sólo a operarse. Es una cultura que hay que tratar de cambiar.

Toda mi vida hice esto. Y cada ciudadano paga con sus impuestos por una buena atención. Este hospital municipal, como todos los de su tipo, recibe lo que aporta el pueblo y nosotros somos meros gerentes o empleados de la gente, que aporta a través de tasas y indirectamente con la coparticipación provincial.

- Falta un reconocimiento de Provincia en el porcentaje de coparticipación para los municipios que sostienen un Hospital.

- González: Existe una discriminación para los hospitales municipales del conurbano y como Luján está en el borde, también lo sufre. En los hospitales del interior la extensión territorial tiene preferencia en la coparticipación. Luján, con unos 120 mil habitantes, cobra lo mismo que una ciudad del interior tres veces más chica. Es algo que la intendenta Rosso hizo notar muy claro y hay que seguir peleando para lograr igualdad de condiciones.

- Sí, pero mientras se discute, hay que seguir atendiendo.

- González: A mí no me gusta hablar de empresa, pero esto es una empresa social de servicio gratuito. Si vos en una empresa tenés mucho gasto y no lo podés bajar, tratás de aumentar las ventas. Nosotros trataremos de aumentar los ingresos de forma impresionante. Y lo haremos con el Plan Nacer, con la obra social y con el Pami, para tratar de sortear problemas que los tienen todos los hospitales.

Por eso nos ilusiona la inminente firma de un convenio de prestación con el Pami.

- ¿En qué instancia está y qué prestaciones se darán a los jubilados?

- González: Las prestaciones es lo único que falta definir. Tendremos un informe mensual de las prestaciones brindadas y en 30 días se recibirá el cobro desde Pami Central. Será muy importante, porque ya se atiende a mucha gente de Pami.

- En los últimos años han pasado muchas autoridades por el Hospital. ¿Finalmente ustedes serán los que inauguren la terapia intensiva para adultos?

- González: El martes me reuní con el intendente y lo primero que anotó fue "terapia intensiva". Está comprada toda la aparatología, las arquitectas sanitarias ya hicieron el diagnóstico y el proyecto. El dinero está porque lo aporta el Ministerio a cargo de Julio De Vido. Pero hay una remodelación pendiente de la unidad de terapia intensiva neonatológica. Si no aprovechamos esta oportunidad, no lo hacemos nunca.

- ¿Mosca habló de plazos?

- González: Mosca dijo este año. Por lo menos queremos empezar y veremos entonces si se inaugura este año o el próximo. Uno arma una terapia, pone la aparatología pero después viene lo más difícil: los recursos humanos.

- Faro: Armarla no cuesta tanto. Lo difícil es mantenerla. Hoy en día cuesta mantener lo existente.

- González: Es cara la mantención de una terapia intensiva. Pero una ciudad como Luján se merece un servicio así.

- Faro: Es una necesidad. Los médicos que hacen guardia y tienen que realizar una derivación de un paciente crítico, si no es por amiguismo, no conseguís lugar. Sólo lo lográs con un amigo que esté haciendo guardia y te da una mano. La realidad es que la salud pública está colapsada.

- Pero González habló de una empresa de servicio. Si doy más servicios, consigo más recursos.

- González: Sí, estoy de acuerdo. Con la terapia también se podrá facturar al Pami. Está todo para lograrlo.

- ¿Qué piensan hacer para modificar la penosa situación del pedido de turnos para especialidades?

- Faro: En los hospitales en general, los turnos por adelantado no funcionaron. Uno da un turno por adelantado y la mayoría de los pacientes no viene el día de la consulta. A pesar de esto acá se implementó y funcionó hasta la pandemia de gripe A. Como endocrinólogo tengo mucha demanda y más en hospitales públicos. Pero el ausentismo es enorme.

Después de la gripe A los médicos tomaron vacaciones que habían suspendido y se volvió a dar turnos en el día. Si después del verano podemos volver a dar turnos por adelantado, lo haremos, pero insistimos en que es muy alto el ausentismo.

- González: No soy partidario de que la gente venga a las tres de la mañana. Yo quiero que la gente venga a las 6 o 7, cuando abre el hospital. Pero te cuento que en el Hospital Italiano, a sus afiliados, gente que paga más de 600 pesos por mes, les están dando turnos a seis meses. No estamos ante un problema de este hospital, sino de toda la salud en el país.

- Faro: yo trabajo mucho en lo privado y tengo turnos a dos meses. Pero no es porque trabaje poco. Veo 30 a 35 pacientes por día y más no puedo ver porque no me da ni el tiempo ni la mente. Hay gente que se enoja.

- González: Dando muchos turnos no hacés una buena medicina. Hay que tener tiempo con cada paciente y más en algunas especialidades. Por todo esto, seguimos con los turnos día a día y lo cambiaremos en marzo.

- Los centros periféricos de atención primaria, ¿generan en el hospital una disminución real de consultas?

- González: A mí me sorprendió cómo trabajan en atención primaria. Es muy buena la atención y contienen bastante. Me gustaría más contención, pero implica cambiar la filosofía de la gente, que ve un hospital y quiere atenderse ahí. Es algo que ocurre en todos lados.

- Faro: A un hospital se debería asistir para una urgencia, pero real, no cuando me duele la garganta hace diez días y voy a la guardia a las 12 de la noche o tengo diarrea hace dos semanas y caigo a la guardia a la dos de la mañana. Es eso lo que pasa. Y además de urgencias reales, se deben atender las especialidades. Todo lo demás debería recibir respuesta en los centros periféricos.

Además, la consulta en el hospital es muy diferente que en consultorio privado. En el hospital se necesita más tiempo. Muchos suelen tener menos educación, graves problemas sociales, inconvenientes para el tema de la medicación. Eso de la salud igual para todos, en el país no es cierto. Es lamentable, pero no es cierto.

- ¿Qué piensan hacer con uno de los extremos del predio del hospital, que está abandonado y sólo junta pasto y basura?

- En el sitio en el que se hacía una huerta se construirá el estacionamiento del hospital. Será con una colaboración de la empresa Homaq, que donará los materiales y la mano de obra la pondrá la gente del Taller 2. Es necesario, en especial cuando llueve porque el ingreso es un barrial.

En el sector en el que están los arcos de una cancha de fútbol, hay varias obras programadas, pero se harán cuando se pongan en marcha el plan maestro que tenemos ahí (en un cuadro en el despacho). Por ahora es sólo un cuadro, un adorno.

Comentá la nota