Diálogo: la izquierda pasó por la Rosada

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, recibió ayer a dirigentes del socialismo bonaerense que apoya al oficialismo, y de los Partidos Intransigente y Humanista, en el marco del diálogo político. Los visitantes pidieron "profundizar las políticas para mejorar la distribución del ingreso".
En los próximos días Randazzo convocará a las agrupaciones políticas que faltan para completar esta ronda del diálogo: el radicalismo K, el Partido Justicialista y el Frente para la Victoria.

El Ministerio del Interior ya solicitó a los partidos que le envíen los nombres de los "técnicos" que participarían de las reuniones -que se harán "a mediados de setiembre"- en las que se discutirán conceptos para la redacción del proyecto sobre Reforma Política que se elevará oportunamente al Congreso.

En la reunión de ayer, el socialismo bonaerense -enfrentado a nivel nacional con el sector que lidera el senador Rubén Giustiniani, opositor al oficialismo- planteó la necesidad de "profundizar el cambio con más justicia social, independencia nacional y unidad latinoamericana".

En un documento de 14 puntos que entregaron a Randazzo, los dirigentes señalaron asimismo la importancia de profundizar la lucha por "la redistribución del ingreso", la "búsqueda de consensos a partir de propuestas concretas", en la "participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas" y para una "reforma tributaria progresiva", entre otros puntos. Por el socialista bonaerense asistieron Jorge Rivas, Ariel Basteiro y el secretario de relaciones parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Oscar González.

Comentá la nota