Diálogo, acercamiento, y participación

...en la UCR. La Convención Provincial que sesionó el sábado en el Gimnasio de la Escuela 123, fue el ambiente apropiado tanto para distinguir a aquellos que hicieron de su vida la militancia, y que consiguieron el gobierno del ’83, como para discursos políticos fuertes, y con muchas señales. Mario Cimadevilla,
presidente del partido, mostró su vocación aliancista, y en su discurso instó a buscar «coincidencias con otras fuerzas y con otros sectores de la sociedad que también están hartos de estas prácticas políticas de falta de respeto, de imponer miedo, de autoritarismo y de conculcar derechos». Como se ve, los indicios aportan un dato: Se trabaja en la posibilidad de un frente opositor en el que podrían coincidir radicales, la Coalición Cívica de Elisa Carrió, y diversas variantes del socialismo.

El «clima» de participación en la reunión radical fue bueno. Es un partido que está tratando de reconstruirse no sólo desde la militancia y desde las ideas, sino también desde los afectos. Por eso se vieron lágrimas, abrazos, se oyeron palabras sentidas, como las de «Minino» Castro, un hombre común, un militante de toda la vida que pedía por la unidad, viendo frente así a posibles contendientes en las próximas internas.

La sensación es que.

.en la UCR la construcción del poder resulta dificultosa, no sólo por estar en la oposición, sino por el carácter mismo de muchos de sus dirigentes, y los «lanzamientos» 2009, el más claro, el del intendente de Rada Tilly Pedro Peralta, quien aspira a ser senador el año que viene, y tentar la gobernación un año después.

Sin embargo, no son pocos los ojos puestos en el presidente del partido Mario Cimadevilla. Aunque él prefiere no hablar de candidaturas, ni siquiera en ámbitos casi íntimos de la política radical; se sabe que la banca del Senado lo tienta, como tribuna de construcción de cara a convertirse en una opción firme para 2011, y enfrentar al dasnevismo -una fuerza que no tendrá al gobernador en su candidatura provincial- desde otra perspectiva.

Pero. hay un factor que algunos han comenzado a percibir en el siempre complejo tramado político de la UCR chubutense. Y es el «factor Maestro». Quienes conocen al ex gobernador, un hombre que en su momento tuvo altísimos márgenes de popularidad, hasta que el oficialismo le ganó con el doctor Aldo Marconetto; han comenzado a observar con interés sus movimientos.

Maestro ha sido orador en los últimos encuentros radicales, ha participado en unas cuantas reuniones operando como hombre de consulta, firmó una solicitada, y se lo ve más en la calle, al punto que se detiene a conversar con la gente, explotando al máximo las características más afables de su personalidad. ¿Será un «Maestro en campaña»? Todo puede ser en el siempre generoso escenario de la política.

Comentá la nota