Diabetes: Charlas en el HCD.

La secretaria Romina, doctora González y nutricionista Lavoranti. Con charlas de la doctora especialista en Endocrinología y Diabetes Patricia González y la Nutricionista Daniela Lavoranti comenzó lo que pretende ser una serie de charlas sobre Diabetes destinada especialmente a pacientes que la sufren, sus asistentes y familiares. Los encuentros cuentan con el apoyo de la Dirección municipal de Salud.
González habló de hábitos que contribuyen a prevenir la enfermedad como no fumar, mantener una alimentación adecuada y hacer actividad física. De esta manera, aseguró, es posible contrarrestar factores de riesgo como colesterol malo alto, hipertensión o tabaquismo.

Existen dos tipos de diabetes: Diabetes 1- la más clásica- que se conoce como juvenil y se manifiesta en forma abrupta en infantes y adolescentes cuyo páncreas no produce insulina y la Diabetes 2, que se produce en adultos, es de instalación más silenciosa y se llega a diagnosticar en general en forma tardía. En esta última influyen la herencia, los malos hábitos alimentarios, el sobrepeso, la obesidad y sedentarismo.

Ambos tipos de Diabetes tienen complicaciones similares, pero un diagnóstico oportuno y un buen tratamiento pueden paliar complicaciones cardiovasculares, oculares y en riñones que podrían terminar en ceguera, aplicación de diálisis o enfermedades en arterias cerebrales, corazón y miembros inferiores.

La doctora González, que es también responsable del programa Prodiaba de asistencia médica y provisión de insumos a pacientes sin obra social, aconseja que pasados los 35/40 años se realicen chequeos periódicos.

Daniela Lavoranti, licenciada en nutrición, comentó que la alimentación del diabético no tiene que ser necesariamente poco apetecible. Se trata de establecer dietas con bajo contenido en grasas pero abundantes en frutas, verduras, lácteos descremados, cítricos y mucha agua para evitar complicaciones por colesterol elevado o hipertensión.

Finalmente, Lavoranti dijo que la intención es establecer dietas en las que debe ayudar la familia para que los riesgos de la enfermedad sean menores.

Comentá la nota