Por devaluación de Chávez, la Argentina perderá ventas por u$s 500 millones

La devaluación de hasta el 100% que aplicó el gobierno venezolano de Hugo Chávez desde el lunes hizo que algunas de las mayores empresas argentinas comenzaran a hacer cuentas para saber en cuánto las perjudicará. Según los datos de la consultora Abeceb, la pérdida en facturación para los principales rubros afectados alcanzará unos u$s 500 millones.
Los dos pilares de la eventual caída en la facturación son la menor competitividad de la producción argentina frente al tipo de cambio venezolano y la baja prevista en el consumo del país caribeño, que va de la mano del menor poder de compra del sueldo en el país bolivariano.

Entre las empresas argentinas aún no llegaron a una conclusión sobre el futuro de la relación comercial con Venezuela. Pero, Ayer por la tarde, comenzaron a charlar al respecto con la Cámara de Comercio Argentino Venezolana. Y también trinaron las líneas telefónicas entre funcionarios de la estatal petrolera venezolana PdVSA y algunos de sus proveedores locales.

Desde el otro lado del teléfono se escuchó un mensaje que, al menos de momento, lleva tranquilidad a industrias locales de vínculo fluido con Venezuela. "Vamos a pagar el precio comprometido en dólares en los contratos de suministro", les aseguraron.

Entre los empresarios locales, al menos, tienen en claro que en este escenario no saldrán perjudicados quienes le vendan al Estado venezolano, pero sí los que exporten para otras empresas o apunten a consumidores finales.

Desde el 8 de enero, el banco central de Venezuela, por orden de Chávez, estableció una paridad de 2,60 bolívares por dólar para productos básicos y de 4,30 bolívares para el resto de la economía, que en el último caso llega al 100% con respecto al tipo de cambio anterior.

Hasta 2008, según el último registro anual completo, la Argentina le vendió a Venezuela productos por u$s 1.417 millones, lo que representa casi un 3% de las importaciones totales del país caribeño.

A octubre pasada, las compras de Venezuela están compuestas en primer término por alimentos, maquinaria agrícola e insumos para la industria. Del total importado en 2009, el 11% corresponde a alimentos de origen animal y 6,5% a aceite de soja.

En tanto, un escalón más abajo se encuentran las autopartes y los repuestos de automóviles (2,5%), los tubos sin costura para la industria petrolera (6%) y la venta de tractores (2%).

A la baja, sí o sí

Hay una condición crucial que determinará el grado de afectación de las empresas argentinas a partir de la devaluación de Chávez. Se trata de la capacidad de la industria venezolana para sustituir los bienes que hasta ahora son importados. Para Abeceb, si ese país tiene capacidad productiva "dichas exportaciones se perderían, ya que el quiebre en la relación de competitividad entre productos argentinos y venezolanos sería muy fuerte".

En caso de que el país caribeño no tenga capacidad para reemplazar importaciones, también se estima que caerían las ventas, debido a la reducción de la demanda interna por el aumento interno de los precios.

Comentá la nota