Por deudas, se afectan 6.000 firmas por mes en Santiago

Créditos. Los atrasos en pagos de cuotas a comercios y financieras dificultan la compra de bienes.
Los atrasos en los pagos de las cuotas de los créditos tomados en los comercios y financieras de Santiago del Estero, provocan por mes la afectación de las firmas de unos 6.000 usuarios, quienes se ven impedidos de operar en la plaza comercial hasta que salden las deudas.

La estimación fue realizada por la gerente del Instituto de Informaciones Comerciales, contadora Adriana Romero, quien adelantó a EL LIBERAL que los rubros más afectados por la morosidad son aquellos negocios dedicados a la venta de motocicletas y electrodomésticos.

Contó la profesional que "así como las afectaciones llegan a las 6.000 por mes, también se producen unas 5.000 desafectaciones mensuales, pero éstas no tienen relación directa con las afectaciones recientes ya que son por créditos que no fueron abonados en los últimos meses, algunos con hasta dos años de antigüedad".

Al requerírsele las causas de tantas afectaciones, señaló: "Uno de los motivos sería la acumulación de créditos, lo que le puede impedir cumplir con todos, y el otro motivo puede deberse a que muchos quedan sin trabajo".

En este punto, la contadora Romero observó: "La gente debe tomar conciencia de que el crédito es lo único que le permite llegar a ciertos bienes, si no valoran su apertura de ficha en el Instituto que les permite operar en todo el circuito comercial, no van a tener nunca nada, pero si pagan la pequeña cuota mensual, están valorando el crédito que el comercio les otorga".

Recalcó: "Si el cliente que accede al circuito no valora crédito, no va a poder tener bienes que son necesarios, como camas, colchones, zapatillas o ropa".

Por otra parte, informó que el Instituto de Informaciones Comerciales trabaja por cuenta y orden unos 200 comercios instalados en Santiago.

Operatoria

Contó la gerente del Instituto que la operatoria para la afectación de la firma del cliente deudor consiste en la recepción de una planilla por la cual el comercio adherido envía el pedido de afectación de los morosos en donde figura el número de operación de cada uno de los créditos.

Subrayó que al cargar ese número de operación, se genera una nota que se envía al domicilio del cliente para informarle del atraso "y le otorgamos un plazo de diez días corridos para presentarse en el negocio en el que ha tomado el crédito a saldar la deuda".

Transcurrido el término estipulado y si el cliente no abonó el crédito, informáticamente se pone en rojo y queda firme la afectación, pero si cancela la deuda atrasada, el comercio informa al Instituto con otra planilla de desafectación e inmediatamente recupera la condición para tomar otro crédito. l

Comentá la nota