Deuda pública: el Gobierno paga hoy 2.250 millones de dólares

El grueso saldrá del superávit fiscal y una parte de las reservas del Banco Central.
El Gobierno pagará hoy 2.250 millones de dólares que corresponden al vencimiento parcial de un bono de la deuda pública que vence en 2012. Se trata del Boden en dólares que fue emitido en 2002 para ser entregado a los ahorristas que habían quedado atrapados en el corralón financiero sin poder disponer libremente de sus depósitos en esa moneda.

Esta operación es considerada como una especie de test para el Gobierno, ya que es el mayor vencimiento del año. Y para los inversores, su cumplimiento se transforma en una señal de que no existe riesgo latente de que el país deje de pagar los vencimientos de la deuda pública.

Además, cobra mayor relevancia porque se produce en un contexto financiero y fiscal complicado para la Argentina. El Estado sigue sin tener quien le preste dinero en el mercado mundial de bonos. Esto sucede desde que en diciembre de 2001, el entonces presidente Adolfo Rodríguez Saá declaró la cesación de pagos de la deuda.

La situación se repitió en los últimos años desde que fue emitido el Boden 2012. Pero este año se agregó un ingrediente adicional que agrega incertidumbre a los inversores: el país prácticamente perdió su capacidad de tener superávit fiscal primario (la diferencia entre los gastos y los ingresos del Estado antes de computar el pago de los intereses de la deuda). Y eso limita su capacidad para cumplir con los vencimientos.

Por eso, este vencimiento de Boden estuvo hasta último momento rodeado de especulaciones respecto de cómo se cancelaría. Primero trascendió que el Gobierno utilizaría las reservas de dólares guardadas en el Banco Central y que sirven de respaldo a los pesos que circulan en la economía. Pero esa medida siempre es vista como poco conveniente y, en todo caso, como un recurso de emergencia.

Por eso, el propio ministro de Economía, Amado Boudou, salió la semana pasada a aclarar cómo obtendría los dólares para pagar: "Tenemos todos los dólares listos para hacer ese pago. Se compraron escalonadamente con superávit fiscal y están depositados en una cuenta en el Banco Nación", explicó.

De todos modos, los expertos creen que lo más posible es que el pago se haga con recursos mixtos: una parte con recursos propios y otra con dólares del Central. "Seguramente se registrará una baja transitoria de las reservas del Banco Central, pero será de unos 700 millones de dólares, que serán los que le comprará el Tesoro para completar el pago, porque el resto de los dólares ya fueron comprados", estimó el ex viceministro de Economía Miguel Bein. Y aclaró que eso no afectará la relación entre las reservas y el circulante porque el Central recibirá a cambio los pesos que correspondan según la cotización de mercado.

Igual, está previsto que el 28 de este mes la Argentina reciba el equivalente a 2.500 millones de dólares provenientes del Fondo Monetario Internacional por la ampliación de capital decidida entre todos los países miembros, como una herramienta que pretende atenuar el impacto de la crisis financiera global. Eso tendrá repercusión positiva sobre las reservas de dólares, que actualmente están un poco por encima de los 46.000 millones de dólares.

De los US$ 2.250 millones que vencen hoy, 2.000 millones corresponden a la amortización de capital y 250 millones son intereses. Esto también es parte de la situación irregular que vive la Argentina en materia de financiamiento: en una situación normal los países no pagan en efectivo el capital sino que emiten un nuevo bono. Pero hoy no habría interesados en ese título, a menos que fuera entregado en forma compulsiva.

Comentá la nota