Deuda con proveedores: el director del Lagomaggiore refutó al ministro Saracco

Moschetti se despachó contra los dichos del titular de Salud quien dijo que la mitad de la deuda pertenece al segundo nosocomio más importante de Mendoza. "Estoy sorprendido de que (Sergio) Saracco salga a ratificar que el hospital debe esa cantidad de dinero cuando en realidad sólo tenemos vencidos 2,6 millones de pesos", aclaró Moschetti.
Luego de que doce proveedores, responsables de 80 por ciento de los insumos hospitalarios de la Provincia, se enfrentaran al ministro de Salud Sergio Saracco y le reclamaran una deuda millonaria de 17,5 millones de pesos por insumos médicos que, desde marzo, todavía no se han pagado, ahora es el director del Hospital Lagomaggiore, José Moschetti, el que explotó y se despachó contra los dichos del titular de Salud quien reconoció que sólo la mitad de la deuda pertenece al segundo nosocomio más importante de Mendoza.

Dolido y sorprendido por la situación, Moschetti salió a desmentir las versiones que el lunes circularon en el cuarto piso de Casa de Gobierno y que acusaron al director de ser el responsable de la mitad de la deuda presentada por los proveedores de elementos sanitarios. "Estoy sorprendido de que (Sergio) Saracco salga a ratificar que el hospital debe esa cantidad de dinero cuando en realidad sólo tenemos vencidos 2,6 millones de pesos", aclaró Moschetti y agregó que "de ninguna manera me voy a hacer cargo de los más de 8 millones de pesos que me atribuyen".

Sumándose a los reclamos que desde hace tiempo no lo dejan dormir al responsable de Salud, Moschetti reclamó dinero que le debe la Provincia al nosocomio y del cual aún no hay noticias. "El hospital tiene un convenio con la Penitenciaría a la que se le debe 1, 7 millones y que el Ejecutivo debe hacerse cargo", comentó.

Además de esa cuenta pendiente con efectivos de Seguridad, Moschetti recordó los 100 mil pesos que se gastaron para reacondicionar un tomógrafo obsoleto y los 200 pesos que cuesta cada tomografía en el Fuesmen (Fundación Escuela de Medicina Nuclear). " Es plata que depende del Programa Provincial de Oncología y que aportamos nosotros", explicó Moschetti.

Tampoco hubo olvido de la Gripe A, que desfinanció a la cartera de Saracco y que el titular del Lagomaggiore advirtió que hubo plata que salió del presupuesto anual del nosocomio y que sólo se devolvió una mínima parte. "Gastamos 1 millón y medio en equiparnos para enfrentar a la Influenza y sólo nos devolvieron 350 mil pesos", puntualizó.

Pero lo que más complicó a los hospitales, según explicó Moschetti, fue el recorte del presupuesto operativo del Lagomaggiore que el año pasado rondó los 18 millones y medio y que en 2009, bajó a 16 mil. "Hemos tenido un presupuesto inferior y al mismo tiempo mantuvimos e incluso, superamos, la prestación médica", finalizó.

La culpa no fue mía. Mientras que Moschetti disparó contra las irregularidades de la actual gestión, el director del Hospital Central, José Ascar tiró la pelota a la administración anterior. "Del 2008 al 2009 no tenemos ni una deuda", detalló Ascar quien además destacó que la situación financiera del Central "es muy buena porque la recaudación ha incrementado 100 por ciento con respecto al año pasado".

En este sentido, el responsable del primer nosocomio de Mendoza aseguró que como sus deudas están saldadas, los proveedores no van a desabastecerlo.

Desde el Hospital Notti, afirmaron que sus cuentas están controladas aunque negaron dar declaraciones públicas porque "así lo arreglaron con Saracco" quien tampoco dio respuestas sobre la polémica situación de la cartera.

Los días contados. Pese a que los directores de los principales hospitales de la provincia se mostraron optimistas y negaron la falta de medicamentos, lo cierto es que los proveedores que reclaman el pago a Salud, afirmaron que contando el stock de elementos sanitarios, la provisión alcanza, como mucho, diez días más.

"Las palabras de Saracco no dejan de ser promesas porque todos sabemos que no hay plata", puntualizó Augusto Barrios, apoderado de la empresa Insumos Biomédicos. Asimismo, Daniel Salas, presidente de Distrifar, volvió a anunciar que la deuda es global y que la mayor parte la concentra el Lagomaggiore.

"Los vencimientos que calculamos son de abril de este año.Puede que haya alguna factura morosa de la gestión anterior, pero es ínfima", detalló Barrio contrarrestando los dichos del director del Hospital Central.

Ante este panorama de desesperación, los empresarios explicaron que se va a priorizar, con los medicamentos en stock, a aquellos hospitales que saldaron sus deudas a tiempo, como el mismo Central.

Sin embargo, Moschetti aclaró que todos los días se reúne con los abastecedores de insumos y que se han comprometido a no dejarlos sin asistencia, aunque cuestionó las diferencias que desde Salud se hacen con los hospitales locales. "Saracco reconoció que mientras que al Central le dan 1 millón de pesos, al Lagomaggiore le destinan 300 mil", disparó.

Comentá la nota