Más deuda, para que siga la fiesta radical

Con la misma irresponsabilidad política de sus antecesores en el puesto, Arnoldo y Oscar Castillo, Eduardo Brizuela del Moral está ahora decidido a endeudar más a Catamarca. Sin mas luces que recurrir al crédito para seguir repartiendo lo que no hay, pretende acabar la única cuestión lo frena: la Ley de Responsabilidad Fiscal, por eso sus magros legisladores firmaron un proyecto que busca suspender por dos años los límites a las provincias para endeudarse.
Cuando el Frente Cívico y Social llegó al poder en Catamarca la provincia solo debía unos 50 millones de pesos. Pasadas las tres gestiones al frente del Poder Ejecutivo Provincial de Arnoldo y Oscar Castillo, la deuda había crecido exponencialmente, de los 50 millones de 1991 llegó a los 1.500 en el 2003.

Semejante crecimiento implica una pesada carga para el futuro de generaciones que deberán afrontar esos compromisos, pero también la de cualquier gestión que herede el Gobierno; así lo entendió oportunamente Eduardo Brizuela del Moral que se lo reclamó en la cara al propio Oscar Castillo mientras decía su discurso en una asamblea legislativa.

Lo curioso, por decirlo de alguna forma, es que ahora Brizuela del Moral también quiere generar más deuda que comprometa el futuro ya negro de las generaciones venideras de catamarqueños.

Empecinado en mantenerse en el poder de la única forma que sabe hacerlo su clase social, Brizuela quiere seguir repartiendo despojos de pobreza, e incapaz como los Castillo de mutar para engendrar mas riquezas para todos, el Gobernador ha decidido a endeudar mas a Catamarca.

Eso es lo que explica que el magro Genaro Collantes acompañara con su firma el proyecto de ley que propone dejar sin efecto durante este año y el próximo los artículos que fijan un máximo de deuda pública del 15% en relación con los ingresos corrientes de la provincia, el que prohíbe destinar partidas de gastos de capital para desembolsos corrientes y el que obliga a ejecutar los presupuestos con equilibrio financiero.

Comentá la nota