Una deuda impide conocer si Pacará contamina

Los estudios sobre las muestras de agua, de suelo y de sedimentos tomados en la planta se concretaron en la Estación Experimental.
Para conocer si la planta de tratamiento de los residuos de Pacará Pintado contamina el medio ambiente aún resta que el Gobierno aporte $ 10.000. Ese es el dinero que el Poder Ejecutivo tendrá que pagar a la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) para que la Justicia pueda conocer los resultados de los análisis sobre muestras de agua, de suelo y de sedimentos recogidas por una perito en el predio que explota la empresa Servicios y Construcciones La Banda SRL.

Las pericias, que debían efectuarse inicialmente en mayo de 2009, se dilataron por cuestiones procesales. Finalmente, la ingeniera química María Luisa Genta concretó la toma de muestras entre octubre y diciembre del año pasado, en cumplimiento de lo dispuesto por los vocales de la Cámara en lo Civil y Comercial Común, Carlos Miguel Ibáñez y Augusto Fernando Avila.

Los magistrados esperan contar con los resultados de la pericia antes de resolver un recurso de apelación deducido por la Federación de Organizaciones Ambientalistas No Gubernamentales de Tucumán. La entidad interpuso en diciembre de 2007 una acción de amparo colectivo y, en forma cautelar, reclamó el cierre de la planta, por considerar que contamina el medio ambiente, pero la medida fue rechazada el 10 de julio de 2008 por el extinto juez en lo Civil y Comercial de la III Nominación, Juan José Aráoz.

Las muestras fueron enviadas para su análisis a la Estación Experimental. Si bien los estudios ya están listos, para retirarlos hay que pagar poco más de $ 20.000. En su momento, la cámara dispuso que la mitad de ese monto sea afrontado por la federación ambiental que impulsó la causa y, el resto, por el Estado provincial, como parte demandada. La entidad depositó los $ 10.000 que le correspondían el lunes 21 de diciembre, pero la cámara aún debe notificar al Gobierno para que aporte el saldo. Una vez cumplido ese paso, la ingeniera Genta podrá hacerse de los informes y elevarlos a los magistrados.

"Esperemos que esto se resuelva ya en los primeros días de febrero, cuando se reanude la actividad en los tribunales", auguró el secretario de la federación ambientalista, Juan Manuel Prado Iratchet.

El resultado de los análisis es clave para la resolución de la causa, porque permitirá determinar si el depósito de la empresa demandada produce contaminación de los suelos, de la atmósfera, de la napa freática y de las aguas de la cuenca del río Salí. Además, servirá para constatar si se pueden dispersar partículas de dicha sustancia (los residuos sólidos urbanos) en la atmósfera y el medio ambiente y, en ese caso, cuál sería su incidencia en el ecosistema.

Por el río Salí

En forma paralela a la investigación en la Justicia provincial, en los tribunales federales también se sustancia una causa. Mario Racedo, a cargo del Juzgado Federal Nº 2, ordenó una serie de análisis sobre muestras de agua, de suelo y de sedimentos que tres peritos de la UNT presupuestaron en $ 48.500, para determinar el supuesto impacto que genera el funcionamiento de la planta. La investigación tiene por fin determinar si Pacará Pintado dispone de las instalaciones y controles necesarios para evitar el derrame de líquidos contaminados a las aguas del río Salí.

Comentá la nota