Deuda: el Gobierno admite que le falta plata para pagar

De aquí a fin de año vencen US$ 5.000 millones. Tiene el 60% de ese monto.
En el Gobierno prefieren no mostrarse preocupados, pero admiten que todavía no tienen reunidos los fondos suficientes para cancelar las deudas que vencen de aquí a fin de año. El dato no es menor, considerando que se trata de vencimientos por más de US$ 5.000 millones. "Tenemos el 60% de los fondos ya reunidos, pero el resto todavía no está", reconocieron fuentes oficiales en la más estricta de las reservas.

Ocurre que este año el nivel de recaudación no creció al mismo ritmo que el gasto público, lo que hizo que el superávit se achicara y hubiera menos fondos disponibles para afrontar estos pagos. Esto es lo que ha dificultado al Gobierno la posibilidad de contar con esos fondos ya reunidos para hacer frente con tranquilidad a los vencimientos que hay entre septiembre y diciembre.

Según la consultora Econviews, que conduce el economista Miguel Kiguel, los pagos que el Gobierno tiene que hacer hasta fin de año suman 5.057 millones de dólares, incluyendo las amortizaciones de capital y el pago de intereses de la deuda. Entre septiembre y noviembre la situación no es tan preocupante, porque mensualmente vencen entre US$ 520 y 630 millones. Pero en diciembre las cifras cambian de manera sideral: en el último mes del año, el Gobierno deberá desembolsar nada menos que US$ 3.326 millones para pagar el cupón atado al crecimiento del PBI, un atractivo que Roberto Lavagna diseñó para seducir a los acreedores a que adhirieran al canje de la deuda. El grueso de ese pago son los intereses que devenga el cupón, que suman US$ 2.511 millones, mientras que la amortización de capital representa US$ 814 millones.

La ventaja por ser el vencimiento más importante el último del año, eso le da tiempo al Gobierno para tratar de conseguir los fondos necesarios para cancelar esta deuda. Tal vez por eso, en Economía no dejaron traslucir preocupación alguna por los US$ 2.000 millones que aún no tienen reunidos para hacer frente a los vencimientos que restan este año.

Una posibilidad es que el Gobierno decida usar los DEG (Derechos Especiales de Giro) que envió el FMI, y que suman unos US$ 2.500 millones. Otra alternativa es que desde el Ministerio de Economía recurran a los adelantos del Banco Central, le pidan prestado al Banco Nación, o coloquen letras en la ANSéS, como ya lo han hecho antes.

"En el Banco Central tienen resto como para pedir adelantos por $ 3.400 millones, en el Nación les pueden prestar todavía 6.600 millones, y en la ANSéS podrían conseguir unos $ 2.000 millones, además de las refinanciaciones de letras que puedan realizar", sostuvo Andrea Broda, economista del Estudio Broda, quien estimó que el total de los vencimientos de aquí a fin de año suma US$ 4.400 millones entre amortizaciones de capital e intereses, incluyendo también otras obligaciones financieras y el financiamiento neto a las provincias.

Si el Gobierno optara por el financiamiento intraestatal, podría conseguir unos $ 12.000 millones, lo que equivale a US$ 3.100 millones. Esto le daría aire más que suficiente para afrontar los pagos pendientes hasta terminar el 2009.

La alternativa de recurrir a los DEGs facilitaría la cuestión operativa, ya que el Gobierno no necesitaría pedirle al Banco Central que le cambie los pesos por dólares para poder hacer los pagos, ya que los DEGs están acreditados en moneda extranjera.

Comentá la nota