"La deuda no debería ser vector de política económica"

El economista Eduardo Curia ve un futuro a "meta endeudamiento", cuando volver a los mercados no debería ser en su opinión "un vector de la política económica". A continuación, el diálogo que mantuvo con El Cronista:
–¿Existe el modelo kirchnerista hoy?

–Lo que yo llamo el modelo competitivo productivo se evaporó a mediados de 2008. El Gobierno asumió otra cosa que es la vuelta a los mercados financieros internacionales como asignatura de primer orden.

–¿No son compatibles?

–Volver a los mercados no debería ser una especie de vector de la política económica. No creo que el ahorro externo, aunque puede ser útil, sea el elemento clave del desarrollo, sino el tipo de cambio competitivo y la salida comercial externa. El modelo lo podría tener como algo subalternado, pero sin ningún stress.

–¿Cuál es su propuesta?

–Profundizar el ajuste cambiario que se produjo en esta última etapa, que fue del 26%. Eso permitiría recaudar más. Hacer una política de ordenamiento fiscal, con un horizonte del gasto más sobrio. Incluso usando reservas del Banco Central, pero en un marco de más competitividad cambiaria, superávit, una política salarial, tener el tema del Indec resuelto porque sin esto no puedo hacer un planteo antiinflacionario. Con esto el uso de las reservas no perjudica, porque no voy a tener salida de capitales.

–¿Cómo ve el futuro?

–Vamos a un escenario de meta endeudamiento externo y/o captación de reserva, destartalamiento fiscal, inflación alta, apreciación cambiaria, y todo esto puede empiojar el propio repunte. Por otra parte, sin el Indec, no hay ancla de inflación. Es decir un objetivo de inflación "x", aunque sea 10% u 11%, pero si no es fiable el valor del Indec no tenemos referencia y los salarios van a la puja de ingresos, porque si la inflación de la esposa de Moyano da un 15%, partimos desde ahí.

–¿El ajuste cambiario no sería inflacionario?

–El tema cambiario no tiene que jugar como ancla de la inflación; cuando lo demás no funciona, frenan el tipo de cambio. La inflación efectiva es una mezcla. Está la inercia inflacionaria que copó al país desde hace unos años, con la puja precios-salarios como elemento característico. Y el tema fiscal, de gasto, es un elemento que puede agregar un motor adicional. Espero una inflación del rango de 15% - 16%, y esto es muy complicado para el tipo de cambio y el Banco Central.

–¿Por qué le parece que el 26% de ajuste no fue suficiente?

–No alcanza, sobre todo para el sector manufacturero y para el tema del empleo. No hay shock de empleo como a la salida de la crisis, en 2002 - 2003, porque no hay perspectiva de dinámica de inversión. La sustentabilidad es cuestión de inversión, y los salarios ya son altísimos en dólares. El ajuste de 26% los volvió a poner en un nivel algo más adecuado, pero volvieron a trepar.

Comentá la nota