Deuda: aunque con recelo, los diputados van a aprobar el proyecto del Senado

El sí unánime de la madrugada de ayer dejó conformes al Gobierno y al cobismo. En la Cámara baja se quejan porque cambiaron lo que ellos habían votado.
Les negociaciones fueron largas y complejas pero, finalmente, el demorado proyecto de endeudamiento por $ 380 millones fue aprobado por unanimidad en el Senado con varias de las modificaciones propuestas por el cobista Frente Cívico Federal. Ahora, los diputados tendrán que decidir entre apoyar el proyecto sancionado en esa Cámara la semana pasada o avalar lo que ayer a la madrugada salió desde el recinto de senadores.

La discusión -como todas las que hubo en torno a este tema- no parece sencilla. La sesión especial está citada para el lunes a las 18 y durante el fin de semana los diputados se concentrarán en abordar los detalles de ambos textos para ver con cuál se quedan. Si acuerdan ratificar lo aprobado en Diputados necesitan una mayoría simple. En cambio, si eligen dar el visto bueno a lo que salió del Senado se requerirá mayoría especial.

Con excepción del bloque Confe -que votó en contra de la deuda y mantuvo una postura dura- el resto de las bancadas aún no sabe qué posición tomará. Es que el PJ, el PD y los bloques unipersonales están molestos por los cambios ya que -dicen- en su momento trabajaron "arduamente" para cubrir las necesidades de la Provincia y creen que las modificaciones planteadas no influyen demasiado en lo técnico ni en el monto de la deuda.

Sin embargo, desde la Casa de Gobierno ya se bajó la orden de aprobar lo sancionado ayer a las 5 de la madrugada para no perder más tiempo en su afán por conseguir dinero fresco (ver aparte), mientras que difícilmente el Frente Cívico repita la fractura en Diputados luego de los retos públicos y privados de Julio Cobos que determinaron el abroquelamiento del interbloque en el Senado.

"No sé para qué hicieron tanto lío si al final aprobaron la posibilidad de deuda, cuando habían dicho que no lo iban a hacer", lanzó Alberto Sánchez desde el Partido Demócrata. El diputado aseguró que es preciso evaluar si lo votado el jueves se parece o no a lo acordado entre los intendentes y el Ejecutivo.

A pesar de la orden del Ejecutivo, algunos justicialistas creen que "hay que insistir con la media sanción de Diputados". Muchos estaban molestos porque creen que su trabajo fue en vano y ratifican que lo que necesita el Gobierno quedó plasmado en aquel proyecto que los senadores echaron por tierra.

De acuerdo con el presidente de la Cámara baja, Jorge Tanús, el PJ debía acordar en bloque para después hacerlo con el resto de los que los habían acompañado la semana anterior. Los enfrentamientos partidarios y los recelos entre los integrantes de las dos cámaras influyen en el mal ánimo de los legisladores del oficialismo.

Desde el radicalismo -que sí había avalado el proyecto consensuado en comisiones- la presidenta del bloque, Liliana Vietti, se justificó en que todavía no habían tenido una reunión para sentar una postura. A título personal, comentó que algunas de las cláusulas introducidas se habían conversado en Diputados y que el hecho de que hubiera sido aprobada por unanimidad en el Senado podría facilitar el tratamiento en Diputados.

La mirada de Cobos

El Frente Cívico Federal logró -por primera vez- actuar sin fracturas. Aunque el PJ apostaba a quebrar la voluntad de algunos radicales, los senadores se mantuvieron unidos y lograron -por primera vez- que el oficialismo se sentara a la mesa a negociar. Fue a las 10 de la noche cuando ya no había salida.

Los legisladores insisten en que la unidad se logró debido a que las intromisiones externas fueron mínimas (intendentes, presidentes de partidos y demás referentes). "Todo se clarificó cuando los 18 senadores del Frente firmaron un despacho común", contó Juan Carlos Jaliff. Sin embargo, fue la reclamada figura de Julio Cobos una de las que contribuyó a que los legisladores se sintieran respaldados en su decisión sin dar pasos en falso.

El Vicepresidente siguió los pasos de las negociaciones hasta las dos de la mañana. "Estuvo en permanente contacto con las autoridades partidarias con el fin de encontrar una solución al problema provincial pero con los límites que corresponden", explicaron desde el Congreso. Cobos estaba recién llegado de Portugal y el cansancio lo venció a esa hora aunque la definición ya era un hecho.

Desde su entorno prefieren la mesura y no quieren hablar de victoria política, pero sí admiten estar "conformes con el modo en que se trabajó". El camino no fue fácil y esperan poder continuar en el camino de la unidad. Gracias a eso, se jactan, "se logró lo que el Gobierno decía que no se podía hacer". Esta vez, el ex gobernador Roberto Iglesias también jugó un papel importante en la actuación de los senadores que le responden para respetar el mandato del Frente, algo que no siempre sucede en este sector.

Comentá la nota