Detienen a un jefe policial por el secuestro del empresario en Ranelagh

Se trata del jefe de operaciones de la Distrital de Berazategui. También fue arrestado un teniente de la misma dependencia. Los vinculan con el caso de Leonardo Bergara, que está cautivo desde el 22 de diciembre.
Un jefe policial y un teniente de la Bonaerense fueron detenidos esta madrugada por el secuestro de Leonardo Gabriel Bergara. El empresario, de 37 años, fue capturado en Ranelagh, partido de Berazategui, el 22 de diciembre pasado.

Los efectivos arrestados son el jefe de Operaciones de la Jefatura Distrital de Berazategui, capitán Juan Cardozo, y un teniente de esa dependencia. Según fuentes del caso, los policías comenzaron a ser sospechados a raíz del cruce de llamadas telefónicas.

Los investigadores explicaron que detectaron una comunicación entre el teléfono de Cardozo y uno empleado por los secuestradores para llamar a la familia de Bergara.

Pero hay más. Justo cuando se descubrió este cruce de llamadas, el capitán se presentó ante la DDI de Quilmes para decirles que, mediante un informante, había conseguido contactarse con la banda que capturó a Bergara.

Pero al dar su versión, tuvo varias contradicciones, por lo que terminó arrestado como sospechoso.

Así, ambos policías fueron desafectados de servicio y detenidos. En las últimas horas, se realizaron allanamientos en sus casas y se informó que en la vivienda del teniente se secuestraron 6 kilos de marihuana.

Bergara, de 37 años, fue capturado en Ranelagh cuando iba en su camioneta junto a su esposa. La pareja fue sorprendida por al menos cuatro hombres que simularon ser policías.

Los secuestradores se llevaron cautivo al matrimonio y pocos minutos después liberaron a la mujer. Luego la Policía halló la camionera a un costado de la autopista Buenos Aires-La Plata.

En un primer momento, trascendió que los secuestradores habían exigido un rescate de un millón de dólares. Pero días después, se volvieron a comunicar con la familia de Bergara y pidieron menos plata.

Recién 11 días después, los familiares del empresario recibieron una prueba de vida . Escucharon una grabación en la que la víctima comentaba el hallazgo de un galeón español en Puerto Madero, una noticia del día anterior, y en la que pedía que le pagaran a sus captores medio millón de dólares.

Comentá la nota