Detienen a una hábil estafadora salteña

Se hacía pasar por sobrina de ancianos, ganaba su confianza y luego los hacía firmar poderes a su favor.
La cola Los saludaba en las filas de cobro y les prometía hacer la "pesada gestión" y "sacrificarse" por ellos.

Una hábil estafadora que se aprovechaba de ancianos -especialmente jubilados y pensionados- haciéndose pasar por sobrina de ellos, fue detenida por la Policía, al comprobársele su participación en al menos tres hechos, en los que resultaron perjudicados otros tantos abuelos: Bartolo Pinedo, Jesús Morales y Barina Flores.

A su vez, la mujer fue identificada como Roxana Plaza y ello se logró gracias a los dictados de rostro realizados por las víctimas, que permitieron a los pesquisas analizar los archivos y reconocer a la sospechosa, ya que figuraba con frondosos antecedentes por hechos análogos.

El caso quedó en manos del juez de Instrucción en turno, quien ordenó su aprehensión.

Plaza, de acuerdo con los investigadores, utilizaba una técnica simple: abordaba a los ancianos en las colas para cobros, se hacía pasar por una sobrina, ganaba su confianza y luego de ello se ofrecía para hacer las gestiones y evitarles más problemas.

El resto era fácil: los inducía a firmar poderes en su favor y simplemente se quedaba con los ingresos que les correspondían a ellos.

Los sabuesos la buscaron por el barrio Santa Ana 2 pero los vecinos les informaron que se había cambiado de casa hace tres meses. Luego, siguiendo los datos aportados por las personas que la conocieron, determinaron que se había mudado al barrio Aráoz, más precisamente a una vivienda situada en la calle diario de San Luis al 2000, donde la capturaron cuando ingresaba al inmueble.

Comentá la nota